Enfrentamiento de las bodegas de Sanlúcar por las siglas 'Arjeman'

  • Fedejerez gana una votación que no reconocen Barbadillo y sus aliados

Comentarios 1

Las bodegas de Arjeman -'Artesanos del Jerez y la Manzanilla', de mayoría sanluqueña- parecen dispuestas a llegar a los tribunales por el uso del nombre, después del enfrentamiento abierto que se ha producido acerca de la idoneidad de seguir o no en Fedejerez.

Aunque de momento no se ha dado oficialmente ninguna baja en la asociación, hay un grupo de unas diez bodegas, encabezado por Barbadillo ('Solear'), Pedro Romero ('Aurora') y Herederos de Argüeso ( 'San León'), que se siente depositario del derecho a usar el nombre al margen de Fedejerez, mientras que la federación bodeguera está convencida de que le asiste toda la legalidad en cuanto al mantenimiento de dicha asociación en su seno.

Los hechos se remontan a la semana pasada, cuando se celebraron dos asambleas, una convocada por las bodegas citadas anteriormente y otra por las que permanecen fieles a Fedejerez. En la primera asamblea -evidentemente no reconocida por Fedejerez alegando defectos de forma- se votó por salir de Fedejerez e incluso se renovó acto seguido la directiva. Dos días después tuvo lugar la convocatoria auspiciada por Fedejerez -y convocada por el presidente accidental de Arjeman, la bodega Aragón- a la que las bodegas proclives a la separación enviaron a dos emisarios con el voto de las demás y requerimiento notarial al respecto. En esa asamblea se encontraron con que se no se reconoció el derecho a voto (ponderado, en función de existencias y cuotas) de dos de sus principales asociados, Barbadillo y Argüeso, con lo que las bodegas partidarias de la segregación perdieron su votación. Desde el lado 'oficialista' se alegó que dichas bodegas no estaban al corriente en el pago de las cuotas, por lo que no se computó su voto. Las segregacionistas afirman que no podían estar al corriente del voto debido a su proceso de expulsión de Fedejerez. En cualquier caso, se votó que Arjeman continuara en Fedejerez, luego se eligió a Bosco Torremocha, secretario de Fedejerez, secretario de Arjeman, y a continuación se abrió un proceso de admisión de nuevos asociados en Arjeman, entrando entre otros el Grupo Estévez ('La Guita') y González Byass ('El Rocío'), lo que de alguna manera viene a sellar la mayoría de las bodegas manzanilleras partidarias de seguir en la federación, un grupo en el que hay que recordar que están también nombres tan significativos como Hidalgo-La Gitana y Delgado Zuleta ('La Goya') o La Cigarrera.

El conflicto nace por la división existente en Sanlúcar por el nuevo reglamento de la denominación de origen, que impide la elaboración de fino en dicha localidad, lo que perjudica a algunas bodegas con intereses en el BOB (línea blanca), que para competir deben ofrecer un catálogo completo de todos los tipos de Jerez a las cadenas de distribución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios