Franco hasta debajo de la pintura

  • El Ayuntamiento crea una comisión para la retirada de símbolos de la Dictadura, mientras en la calle Circo retiran una placa con su antiguo nombre, 'Voluntarios de la División Azul', que apareció bajo capas de cal

Comentarios 5

La aprobación por parte del pleno municipal de la supresión de la simbología franquista y alusiva a la Guerra Civil que aún existe en la ciudad provocará la creación de una comisión. Dicha comisión, según pudo saber este medio, tendrá como principales objetivos realizar un listado de la simbología a suprimir, la mayor parte de la misma consistente en la nomenclatura de calles, algunas de ellas muy enraizadas en la cultura jerezana, caso por ejemplo de Sancho Dávila, castiza calle de la Plazuela a la que da nombre un dirigente de la Falange.

Otro dato a tener muy en cuenta es que parte de dicha simbología se encuentra catalogada por la Junta de Andalucía, es decir, está protegida contra actuaciones tales como su manipulación, alteración y, por supuesto, destrucción. Ese es el caso del escudo que preside el colegio público Isabel La Católica. Desde el mismo centro se ha comentado en diferentes ocasiones que lo que se representa en la fachada "es el escudo de los Reyes Católicos, del cual se apropió el General Franco para su régimen". Pese a ello, hay un elemento que quizás podría ser suprimido siempre que se contara con el beneplácito de la Junta, que no es otro que el lema franquista "Una, Grande y Libre" que corona el águila imperial, el yugo y las flechas. Otro aspecto a tener en cuenta es el costo que tendrá para las arcas municipales dicha supresión. Es el caso por ejemplo de los frisos que rodean buena parte de las casitas bajas del polígono de San Benito, con claras alusiones a la Dictadura. Su eliminación supondría un desembolso considerable. Ni siquiera en las reformas que se llevan a cabo por parte de la Junta de Andalucía en dicha barriada dentro del Plan de Rehabilitación de Viviendas se ha contemplado tal aspecto.

Ciertamente, hay rotulaciones de marcado carácter fascista, sobre todo en la barriada de La Plata y en la Barriada España, donde se ha llegado dar el caso que bajo el nombre actual, por ejemplo calle María Santísima de la Candelaria, aparece el del alto cargo falangista José Antonio Girón. La última anécdota a este respecto se produjo en la calle Circo donde el empeño de un trabajador municipal provocó que tras limpiar una esquina de la calle Circo se encontrara con algo que no era pared, sino más bien metálico pero cubierto por decenas de capas de pintura. El operario, con todo empeño, limpió la placa y para su sorpresa descubrió que la anterior denominación de la calle era 'Voluntarios de la División Azul', las tropas con que Franco ayudó al ejército nazi en el frente ruso. Hace ahora justamente una semana, señalaron a este medio fuentes de la delegación de la Zona Norte, fue retirado el rótulo.

Listado como tal de elementos a suprimir no existe todavía. Será, como ha quedado dicho, una labor que acometa la comisión, la cual estará conformada por representantes de todos los partidos políticos con representación en el Consistorio jerezano y las asociaciones de Memoria Histórica.

El principal problema, más de carácter ético que histórico, radica en las intenciones de muchos colectivos de acabar con cualquier atisbo de militarismo de las calles de Jerez. Ahí están por ejemplo los ciudadanos que claman contra la presencia del General Primo de Rivera en la plaza del Arenal o aquellos que se niegan a que el busto de José María Pemán (un monárquico más que un afín al Régimen de Franco) retorne a las calles de Jerez. Su efigie, mientras tanto, sirve de exiliado adorno en las dependencias de la Delegación de Cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios