Garvey también ha denunciado el cupo

  • La bodega de Ruiz-Mateos entiende que el sistema adoptado hasta 2010 coarta su política comercial

Garvey también ha formulado ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) una denuncia contra el nuevo sistema de cupo que el Consejo Regulador del vino ha adoptado hasta 2010. El grupo de la familia Ruiz-Mateos está a la espera de que se produzca una primera resolución acerca de su denuncia, tal y como acaba de ocurrir con Caydsa, la bodega de la cooperativa sanluqueña Virgen de la Caridad.

Desde el grupo Garvey se consideró en su día que el nuevo cupo atenta contra la competencia y puede ser perjudicial para sus intereses comerciales en un momento determinado a la hora de competir con otras bodegas.

Hay que tener en cuenta que hasta ahora el cupo se establecía únicamente en función de las existencias, pero al introducirse el 'factor ventas' durante los últimos cinco años como factor complementario, Garvey entiende que supone una cortapisa para las bodegas que quieren crecer y que incluso, como es su caso, han realizado en los últimos años importantes compras de volumen de mosto para sostener dicho crecimiento en el mercado.

Garvey, que no tiene representación en el Consejo, no es la única bodega que mostró su disconformidad con la decisión del pleno de la institución, una decisión que se ha tomado básicamente para intentar frenar la denominada 'guerra del BOB', la continua espiral de descenso en el precio de la línea blanca, con las bodegas 'levantándose' clientes unas a otras con ofertas, claro está, continuamente a la baja. La 'mecánica' de esta decisión es muy simple: si se reduce el vino que las bodegas pueden poner en el mercado, se pone de alguna manera coto a dicha espiral bajista. Además, desde del propio Consejo se alertó en su día, mediante circular, de que los precios a los que ha llegado el BOB en nada ayudan a una denominación de origen de prestigio internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios