fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Historias del pedaleo jerezano

  • José Castaño publica un libro benéfico sobre ciclismo que presentará este jueves

Foto que ilustra la portada del libro: José Castaño junto a su hijo José María. Foto que ilustra la portada del libro: José Castaño junto a su hijo José María.

Foto que ilustra la portada del libro: José Castaño junto a su hijo José María.

José Castaño Rubiales siempre está liao y 'lía' a los demás, en el mejor sentido de la palabra. Con numerosas iniciativas en la cabeza, solidarias la mayoría de ellas, ahora se ha embarcado en la publicación del libro 'Mis historias del ciclismo jerezano', que "tenía guardado desde hace tiempo" y que presentará el próximo 21 de septiembre, a las 19,30 horas, en los Claustros de Santo Domingo. Un acto que se enmarca en la presentación del cartel de la XXII Marcha Ciclo Deportiva 'Ciudad de Jerez', que se desarrollará el 1 de octubre, organizada por el Club Ciclista Jerez, del que es presidente Juan Belarde Moreno, y la Asociación 'Obispo Rafael Bellido'.

Los comienzos de Castaño en el deporte del cicloturismo fueron en 1956. Poco después, José Domínguez Pazos, Francisco Portela Galisteo, Juan Zarzana y el propio Pepe Castaño fundaron la Agrupación Ciclista Xerez con la que organizaron durante más de 20 años, anualmente, la Vuelta Ciclista a Cádiz que consistía en tres etapas, tres días en los que se recorría la costa, la Sierra y el Campo de Gibraltar. "Yo tenía mucha amistad con Enrique Franco, director general de Unipublic, organizador de la Vuelta Ciclista a España, quien trajo, junto a Pedro Pacheco, la Vuelta a Jerez en cinco ocasiones", cuenta Castaño en la obra, libro en el que habla de sus inicios en este deporte y de cómo llegó la afición a Jerez a principios del siglo pasado. Una de las muchas anécdotas que relata es que "a un compañero de ruta, abstemio total, le hice una jugada un día: le ofrecí mi bote de agua, al que le pegó un gran tragantón, lo que no sabía es que el bote iba lleno de extraordinario vino oloroso. Creí que no me perdonaría la broma. Con el tiempo me agradeció que le iniciase en la costumbre de tomar jerez". También se siente orgulloso de haber incluido en el glosario ciclista la palabra 'globero' o mal ciclista, en referencia a aquellos ciclistas que recorrían las viñas cambiando las botellas vacías de vino por globos para los hijos de los trabajadores.

Castaño confiesa que se ha despedido de este deporte, después de 60 años, "con la suerte de no haber tenido ningún accidente (siempre fui mal ciclista y tuve mucho precaución y miedo) pero el recuerdo de cuantos no corrieron la misma suerte lo llevaré siempre en mi corazón". Al respecto asegura que se ha retirado "por miedo a terminar tirado en la cuneta, muerto por culpa de algún conductor insensato".

Una obra benéfica ya que antes de finalizar el acto el autor rifará ante el público asistente su propia bicicleta, 'Otero Cincuentenario', que le ha acompañado en tantas décadas como ciclista, y que protagoniza la portada del libro junto a su hijo José María. Los beneficios que se obtengan de la venta del libro y de la rifa de la bicicleta estarán destinados a llevar pan a las personas que están acogidas en distintos centro benéficos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios