Nueva Rumasa compra Bodegas Valdivia y el hotel Villa del Duque

  • La operación comprende más de 12.000 botas de vino y brandy en existencias · La compañía de Ruiz-Mateos mantiene los 32 empleos en lo que ya es su cuarto negocio bodeguero en la ciudad

Comentarios 11

Nueva Rumasa, el holding empresarial de José María Ruiz-Mateos, ha comprado al Grupo Intermonte todo el complejo de Villa del Duque, que incluye las Bodegas Valdivia y el hotel que lleva el mismo nombre. La operación, confirmada por fuentes del sector, se ha sellado hace escasamente unos días y supone el cuarto negocio bodeguero con que cuenta actualmente Nueva Rumasa en el Marco de Jerez, con Garvey, Soto y Zoilo Ruiz-Mateos.

El alcance económico de la operación no ha trascendido, aunque se habla de unos 20 millones de euros. La compra incluye la totalidad de los activos tanto de la bodega como del hotel, salvo el viñedo. Desde el punto de vista del suelo, se trata de unos 25.000 metros cuadrados que incluyen la villa y tres cascos bodegueros. Esas bodegas almacenan unas 12.000 botas de vino y brandy (6 millones de litros), un volumen muy importante, también por su calidad. Nueva Rumasa también se queda con las marcas ('Sacromonte', 'Bandolero', 'Duque de Valdivia', entre otras), marcas tal vez poco conocidas pero que se han creado a pulso, ya que Intermonte, pese a la importante inversión realizada en este tiempo (unos 30 millones de euros) no se interesó nunca por la compra de ningún nombre ya consolidado en el Marco.

En la operación de compra-venta Ruiz-Mateos, como suele ser habitual en sus adquisiciones, habría garantizado la continuidad de los 32 puestos de trabajo que hay entre la bodega y el hotel.

Villa del Duque ya fue propiedad de Ruiz-Mateos desde comienzos de los años 60 hasta la expropiación, cuando se llamaba Complejo Bodeguero Picadueñas. De hecho, los cascos bodegueros que rodean a la villa de recreo que le da el nombre están entre las primeros con que contó el empresario roteño y siempre han estado vinculadas con el mítico contrato de llenado de 'Bristol Cream' ( la principal marca de vino de Jerez por volumen de ventas) con el que inició su despegue definitivo en el sector bodeguero.

Ubicado -y no por casualidad, claro está- en la calle que lleva el nombre del padre del empresario, Zoilo Ruiz-Mateos Camacho, el complejo fue expropiado en 1983 por el Estado y adscrito a Williams & Humbert, que tras veinte años vendió al Grupo Intermonte en 2003.

Las negociaciones de Nueva Rumasa e Intermonte han durado varios meses. De hecho, este medio ha podido saber ahora que el propio José María Ruiz-Mateos, acompañado de parte de su personal de confianza, estuvo el pasado mes de octubre visitando la bodega y el hotel. Pese a todo, la compra de Valdivia y Villa del Duque ha causado una cierta sorpresa, ya que en los últimos meses había transcendido el interés de Nueva Rumasa por hacerse con las marcas de Domecq, pero nada acerca de que el grupo se hubiera fijado este otro objetivo, que fuente cercanas al mismo califican como "una nueva apuesta por el sector bodeguero, justo cuando la actualidad está marcada por el incremento en el precio del alcohol y la problemática surgida con los cupos de vino y brandy".

Hay que insistir en que se trata de una compra cargada de simbolismo, por lo que ha supuesto Villa del Duque para Ruiz-Mateos desde sus inicios en las bodegas. En cualquier caso, no se trata de una compra meramente sentimental, en absoluto. Fuentes consultadas cercanas a la operación han destacado la importancia de las 7.000 botas de brandy viejo que entran en la operación porque serán muy importantes para nutrir al resto del grupo. Además, Villa del Duque puede ser importante también en cuanto al posicionamiento de Nueva Rumasa en materia de suelo, sobre todo si se tiene en cuenta que está pendiente de la recalificación del complejo de Bellavista, en la circunvalación, que actualmente alberga a Garvey.

20

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios