Tribunales

La familia de Pemán estudia recurrir el archivo de la querella a Fernández

  • El Juzgado de Instrucción número 2 dicta el sobreseimiento de la demanda por injurias y calumnias hacia José María Pemán por “falta de legitimación” de los hijos del escritor.

Comentarios 29

“Se ha archivado, pero no por motivos de fondo”. Así valoraron ayer desde el bufete de Juan Pedro Cosano, representante de la familia de José María Pemán, el fallo de la magistrada María Emma Ortega, del Juzgado de Instrucción número 2, en el que archiva la causa contra la concejal de IU, Ana Fernández, por llamar “fascista, misógino y asesino” al escritor. El auto ordena el sobreseimiento y archivo de la querella por injurias y calumnias presentada por la familia Pemán, al considerar que existe “falta de legitimación activa de los querellantes” y no el requisito de “procedibilidad” tras la reforma del Código Penal en 1995, que restringe la posibilidad de ejercer la acción penal a los herederos y descendientes, facultando sólo al que resulta “directamente ofendido”.  

En el propio auto se especifica que “con el sistema penal vigente si el agraviado ha fallecido, la justicia penal no puede proceder contra el presunto autor de las expresiones proferidas, aun cuando lo hubieren solicitado los herederos o asimilados. El CP de 1995 es más restrictivo que el CP de 1973 en materia de protección penal al honor, en consonancia con la naturaleza privada y de bien jurídico absolutamente disponible de este derecho”.

Según explicó ayer el abogado Manuel Jesús Vázquez, letrado del bufete de Cosano, “al haber fallecido, no existe acción penal y nos remite a la vía civil. El auto, de todas formas, es recurrible, tanto en el propio Juzgado como en la posterior apelación en la Audiencia, y para ello hay plazo”. En este sentido, el abogado reiteró que “las manifestaciones que se vierten afectan al honor del fallecido José María Pemán, y directamente a nuestros clientes. Por lo que entendemos que estarían legitimados a defender no sólo el honor de su padre, sino también el de ellos”. 

En la tarde de ayer, la acusación dijo estar “barajando” los argumentos posibles para el recurso, subrayando de nuevo que “el auto no entra en el fondo del asunto”, e insistiendo en que los hijos son “directamente ofendidos” por las manifestaciones de Fernández. 

Por su parte, la concejal de IU aseguró ayer estar “muy contenta” después de que “tras meses de incoherencia y de falta de lógica democrática haya primado la justicia histórica”. La edil dijo que tanto ella como su entorno se han quedado “tranquilos” con el archivo de la causa, puesto que “tras un proceso que no ha sido agradable, ha ganado sobre todas las cosas la democracia, la libertad de expresión y la justicia histórica”. 

Asimismo, Fernández indicó que están “doblemente contentos” porque, pese a considerar “injusto” haberse visto envuelta en este asunto, gran parte de la sociedad “ha podido conocer la cara oculta de cómo fue y cómo actuó José María Pemán” y se han “clarificado” conductas de una etapa histórica “que no nos quieren contar”. Por último, la concejal insistió en que “nadie puede apropiarse del derecho al honor de nadie” al ser “único e intransferible”.  “Nadie debe saber qué hubiera pensado Pemán y si le hubiera importado y se hubiera sentido ofendido” por sus manifestaciones, añadió Fernández. 

Por su parte, la dirección provincial de IU mostró ayer su “total satisfacción” por la decisión de la magistrada. El coordinador provincial, Manuel Cárdenas, consideró que “era de justicia que el final de esta campaña de acoso de un sector de la derecha contra la defensa de los valores democráticos acabara en el archivo de la causa”. 

IU confía en que “el asunto quede zanjado y no tengamos que volver a vernos inmersos en proceso de este tipo por dar luz a una historia que muchos están empeñados en dejar enterrada. Ha llegado el momento de dar cumplimiento y sentido a la Ley de Memoria Histórica y dejar de poner paños calientes sobre personajes que causaron gran dolor sobre miles de familias”, remarcó el coordinador provincial. 

El motivo del procedimiento judicial se remonta al pasado 30 de julio, cuando la sesión plenaria del Ayuntamiento abordó una proposición de los partidos Izquierda Unida y Ganemos Jerez para que fuera retirado el busto de José María Pemán que se encontraba expuesto en el ‘hall’ del Teatro Villamarta. La propuesta fue respaldada por los ediles del gobierno socialista. 

Semanas después, los hijos del dramaturgo presentaron una demanda contra la edil por su intervención –en la que llamó “fascista, misógino y asesino” al autor– al entender que eran ofensivas. En octubre se celebró el acto de conciliación en el Juzgado y, al no haber acuerdo entre las partes, los denunciantes formalizaron la correspondiente querella. Desde la acusación se hizo hincapié en que el fin de la familia Pemán al interponer la querella “no es otro que restaurar públicamente su honor y dignidad, tan gravemente mancillados”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios