"Pese a la crisis, en esta ciudad se habla de empleo"

- Se inicia un nuevo curso político. ¿Cómo encara esta etapa?

- En el mes de julio ya dije que iniciaríamos el curso político con algunos cambios fundamentalmente encaminados a reforzar la gestión del gobierno durante estos dos últimos años de legislatura. Estos dos años van a suponer para el gobierno la puesta en pie de los proyectos y del trabajo que venimos realizando en el tiempo que llevamos de legislatura y por tanto, va a haber decisiones de cara a reforzar la coordinación del grupo, agilizar la toma de decisiones. Posiblemente la semana que viene presentaré las medidas que voy a tomar. El refuerzo irá dirigido a trabajar en la estructura por áreas, cada tenencia de alcaldía trabajará con una serie de áreas de influencia. Con ello las tenencias de alcaldía van a ser más operativas, y eficaces, no digo que van a tener más competencias porque las competencias las tienen todas, pero sí a la hora de trabajar esto va a facilitar la coordinación y la toma de decisiones mucho más rápida. No hace falta hacer grandes cambios porque la estructura del gobierno ya es fuerte, abarca todos los objetivos que nos hemos marcado. Lo que también se va a reforzar de cara a la aplicación de la ley de gran ciudad es la estructura por distritos. Ahora están Sur, Granja, Delicias y Norte y vamos a cambiar un poco el término de alguno de los distritos, además de crear algunos nuevos como es el distrito Centro y daremos competencias a una persona que pueda ejercer la labor de dirección de ese distrito. Queremos una estructura más participativa, porque esa es una de las tareas en las que se ha volcado este gobierno: la participación, nunca se han creado tantas estructuras de participación en la ciudad como las que se han creado en esta legislatura. Además de los consejos locales nuevos, estamos creando los distritos.

- ¿Tienen que ver esos cambios en la estructura con la 'rebelión' de algunos de sus concejales antes del verano?

- Bueno, veníamos hablándolo ya desde hace tiempo sobre todo con Paco Lebrero y Casto Sánchez, que son un poco los pesos pesados del gobierno. Desde que nos metimos a trabajar con la Ley de Grandes Ciudades teníamos muy claro que había que reforzar la estructura de la ciudad, sobre todo, a nivel de participación. Si esto facilita además una mayor coordinación porque haya determinados concejales que la pidan bienvenida sea, estamos consiguiendo ese doble objetivo de adaptarnos a una nueva ley y dar respuesta a una petición de un grupo de concejales que consideraba insuficiente la coordinación. Desde mi punto de vista este gobierno ha tenido un buen nivel de coordinación. De hecho, todos los lunes tenemos reunión de grupo y desde octubre hasta este mes pasado, tuvimos 94 reuniones de coordinación. No sé si son suficientes o no pero si esta estructura viene a reforzar una mayor coordinación, bienvenida sea.

- ¿No cree entonces justificado ese descontento?

- Bueno, no voy a profundizar porque ya dije todo lo que tenía que decir, si hay algo que corregir yo siempre voy a estar dispuesta a corregir, pero desde luego si voy a decir lo que dijo Manolo Chaves. Un concejal debe lealtad y disciplina, creo que es la primera obligación de un concejal. También es su obligación expresar su malestar cuando lo tenga pero creo que tiene foros adecuados para expresarlos y quizá en este proceso es lo que yo, como alcaldesa, he echado de menos. Si algo tengo que echar en cara a estos compañeros es que el procedimiento desde mi punto de vista no ha sido el más adecuado ni el más justo para esta ciudad. Por lo tanto no comparto nunca las formas, y si en el fondo hay alguna cuestión que atienda a razones reales siempre voy a estar dispuesta a superarlas. De cualquier manera, cuando una persona no está de acuerdo en nada, su visión es negativa del conjunto del gobierno, bueno, la gente se presentó con un proyecto y siempre hay esa fórmula muy coherente y que poca gente practica que es: si no encuentro respuesta a mi visión de las cosas, siempre está la posibilidad de irte a tu casa. De cualquier manera, en este caso no es necesario, porque no creo que haya grandes problemas dentro del grupo. Lo que pasa es que las formas han superado a la realidad.

- Adelante cómo serán los próximos presupuestos.

- Ya el plan de saneamiento ha condicionado totalmente los ingresos y los gastos. De nuevo va a ser un presupuesto austero que ahorra fundamentalmente en el gasto corriente del gobierno, en el protocolo, en sueldos, en el capítulo 1. Ese es el ahorro que se va a producir y vamos a mantener el nivel de las políticas para los ciudadanos e incluso aumentarlas, porque desde que yo llegué a ahora el presupuesto por ejemplo de Bienestar Social ha ido creciendo anualmente en cantidades importantes. Entre 2007 y el próximo presupuesto de 2010 posiblemente haya entre un 25 y un 30% de crecimiento de las políticas sociales. Esa es una seña de identidad de mi gobierno y vamos a seguir firmes, creciendo en políticas sociales, en políticas para vertebrar territorialmente la ciudad, integrar a los colectivos más desfavorecidos y en eso no va a haber ningún ahorro en los presupuestos.

- ¿Cuántos técnicos van a ver al final reducidas sus nóminas?

- Ya hemos empezado, en total van a ser unos 40 los técnicos que, no es que se vean afectados por una rebaja de sueldo, sino que son técnicos que cesaron en su función, que ya no ejercen, pero que cobraban por ello, lo que no tiene mucho sentido. La delegada de Recursos tomó la decisión de que se les pague por el trabajo que están realizando. No son bajadas de sueldo, son simplemente reconocimiento de realidades. Son en total unas 40 personas y vamos a proceder a los nuevos nombramientos porque precisamente por esa razón, no haber cesado en sus puestos a esas personas, no se podía llevar a cabo el nombramiento de otras que estaban ejerciendo el cargo pero no lo cobraban. Esta decisión nos permite que los nuevos coordinadores puedan asumir no sólo nominalmente sino con sueldo su s funciones y luego lo que se va a producir también es un ahorro neto en la bajada generalizada de productividades, de sueldos del gobierno, de asesores. Eso se va reflejar en los nuevos presupuestos.

- ¿El gobierno se va a bajar el sueldo?

- Sí, desde la alcaldesa, una media de entre un 8 y un 10% la totalidad del gobierno. Desde mi misma, hasta el último concejal, pasando por los tenientes de alcalde, asesores, grupos políticos. Eso sin contar con que ya llevamos con el sueldo congelado, que ni siquiera se ha subido el IPC, desde el año 2007. Este gobierno y esta alcaldesa nunca se ha subido ni siquiera el IPC, además de bajarme el sueldo cuando llegué al gobierno, más del 14%. Ahora habrá una nueva bajada porque estamos en una situación difícil y complicada y los gobiernos tenemos que dar ejemplo. Mi sueldo es bastante inferior al que ha cobrado cualquier alcalde que ha pasado por esta ciudad. Pacheco en 1990 ganaba más que yo ahora, la alcaldesa que menos sueldo ha tenido en los últimos 30 años soy yo, que no es que sea un mérito enorme pero es la realidad.

- ¿No teme un repunte del paro cuando se vayan terminando las obras del Plan Zapatero?

- Están ejecutándose todas y finalizadas no van a estar totalmente hasta el primer trimestre del 2010. La mayoría estarán acabadas a final de año, pero alguna más larga como el polideportivo de La Granja o el centro de día de la zona Norte quizá tarden más. Pero tenemos la tranquilidad del anuncio del Gobierno de que vamos a contar con otra cantidad importante para el año que viene para hacer inversiones en la ciudad. A lo mejor tenemos un retroceso en el empleo de octubre y noviembre pero en diciembre iniciamos el nuevo proceso de adjudicación. Por lo tanto va a ser una legislatura muy rica en inversiones, en inversión pública, en la remodelación de proyectos de barriadas. Nos vamos a encontrar con la legislatura de mayor inversión que nunca haya tenido Jerez en toda su historia, y si eso continúa, en el plazo de tres o cuatro años vamos a ver hechos todos los proyectos e inversiones de la ciudad. Lo que sí es verdad es que ante la falta de inversiones privadas en el sector de la vivienda, este plan de inversiones del Estado está viniendo a paliar parcialmente las necesidades del sector de la construcción. El hecho de que en estos meses no se haya seguido incrementando el paro en la construcción, si eso lo seguimos haciendo el año que viene no vamos a sufrir tanto la paralización del sector privado que todavía no se ha reactivado. El anuncio de este nuevo plan de Estado nos vuelve a dar un salvavidas importante en materia de empleo.

- Ha anunciado negociaciones con Ikea para que dé empleo a colectivos con más dificultades para integrarse en el mercado laboral. ¿Cómo se puede garantizar que buena parte de esos puestos de trabajo sean para parados de Jerez?

- Nosotros evidentemente no vamos a ir contra la legislación, pero bueno, será Ikea quien llame a las bolsas de empleo de la ciudad, no va a llamar a las de Badajoz. Cuando empiece la contratación de personal, el contacto de la empresa será con el Servicio Andaluz de Empleo de Jerez y la bolsa de empleo que tiene la ciudad. Eso no va impedir que si hay personas de localidades vecinas que tienen interés por desplazarse a Jerez es algo de la empresa y será porque lo permite la legislación. Pero no tengo duda que el grueso de la contratación será de Jerez. De todas maneras yo de lo que estoy muy contenta es de que, a pesar de la crisis, esta ciudad habla más de creación de empleo y de poner en pie proyectos de empleo y económicos. A mí me gusta mucho hablar de este tema, porque la ciudad es un referente incluso por encima del resto de las ciudades andaluzas. Quizá muchas veces se mire con envidia las posibilidades que está teniendo la ciudad incluso en los peores momentos que se recuerdan. En esta etapa estamos hablamos de la llegada a la ciudad de Zahav, que por primera vez la economía de Jerez se va a ver reforzada por el sector industrial de una forma importante, que era una de las reivindicaciones de los sindicatos. Estamos hablando de diversificación del sector cultural con la puesta en marcha de la Ciudad del Flamenco, que tendrá su partida presupuestaria local para el nuevo ejercicio con idea de avanzar en el proyecto, Ikea que abrirá sus puertas en marzo del año que viene y en mayo, lo hará Parques 21. Mi objetivo además es poner en valor los espacios destinados al desarrollo industrial de la ciudad y hay algunos proyectos industriales muy importantes que vamos a anunciar en octubre y noviembre. Además quiero que se inicie una ronda de visitas de consejeros y ministros a la ciudad para comprometerse y dar fechas y ver los temas más importantes que tiene Jerez en estos momentos.

- ¿A qué proyectos industriales se refiere?

- Son proyectos que están ya trabajados por esta alcaldesa, que no quiero anunciar hasta que no estén cerrados pero que van a venir a reforzar esa situación cada vez más privilegiada que tiene Jerez en Cádiz y en Andalucía y estoy convencida que todo ese trabajo al final de la legislatura se va a ver con nitidez y claridad y va a servir para dar credibilidad al trabajo que ha desarrollado este gobierno. Uno de los proyectos tiene que ver con el espectacular desarrollo de la zona donde se ubicará Ikea y Parque 21, una zona que se verá incrementada con una macro área de inversión privada que se ubicará en terrenos situados tras el hospital. Se trata de un proyecto innovador y posiblemente de los más modernos de Europa. Desarrolla conceptos urbanísticos basados en la sostenibilidad, algo que será palpable en toda la extensión del proyecto que ocupa 1,2 millones de metros cuadrados. Además en breve se iniciarán conversaciones con una empresa de referencia internacional que está interesada en implantar en la ciudad una factoría que sería la segunda que tendría en España para una producción amplia de sus productos. Mi mayor preocupación como alcaldesa todo el tiempo ha sido el empleo y hacer de Jerez una ciudad atractiva para los inversores. No siempre ha sido fácil, porque ha habido una oposición que se ha encargado muchas veces de intentar afear la ciudad, de poner en cuestión las inversiones que han venido, incluso de insultar a los inversores y muchas veces no han apoyado estas iniciativas cuando han ido a pleno. De eso tendrán que dar cuenta, pero yo siempre he tenido fe en la ciudad, en sus posibilidades, su situación geográfica, sus infraestructuras, y he tendido siempre puentes con los inversores, los empresarios, las administraciones públicas. Y eso lo hemos conseguido en la peor situación que como alcaldesa me he podido encontrar, porque para mi hubiese sido muy fácil gobernar esta ciudad sin crisis, pero me han tocado las peores circunstancias y aún así hemos hecho un trabajo que dará su fruto.

- Calle Porvera ha vuelto finalmente a su estado original, en calle Honda, por donde iba a pasar el tranvía, ya no lo hará. ¿Le costó mucho rectificar?

- Yo creo que rectificar es de sabios, lo que es importante es que no nos equivoquemos muchas veces. De hecho este gobierno ha tenido que rectificar muy pocas veces, pero no me duelen prendas reconocer cuando se ha producido un error o una situación no ha dado el resultado esperado. Dentro del Plan de Movilidad ha habido cosas que han funcionado muy bien y hay que decirlo. De hecho, qué le pregunten a las personas de las barriadas, donde ahora llega el autobús y antes no llegaba, por ejemplo, toda la zona de crecimiento de la zona Sur, en el entorno de Asisa, Las Flores, la zona de El Pimiento. Zonas donde no llegaba el autobús y ahora llega. Que en esas líneas de autobuses hubo cosas que hizo aguas y se tuvo que corregir, sí y se corrigieron y todavía quedan algunas cosas. El día 1 se cambia una de las líneas de Las Torres, que personalmente yo detecté que había un malestar. Yo, personalmente me puse a trabajar y he trabajado codo con codo con la delegación de Movilidad y comprobé montándome en los autobuses algunas de las deficiencias que podían tener. En el tema de la Porvera hice lo que tenía que hacer, sentarme con todos los colectivos implicados y hacer un estudio hasta comprobar que los resultados que nos ofrecía el cambio no eran los esperados. Hemos dado marcha atrás, y me alegro porque están muy contentos los vecinos y los comercios de la Porvera y yo me alegro por ellos. El ciudadano confía en ese gobernante que es lo suficientemente sensible a los problemas de la ciudad como para poder rectificar cuando se ha producido un error.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios