29 años de Literatura Infantil y Juvenil en Diario de JerezZw RECOMENDADOS

Pistas para hacer lectores

Pistas para hacer lectores Pistas para hacer lectores

Pistas para hacer lectores

Sabemos que el proceso de la lectura empieza siendo una actividad prácticamente escolar, pero el objetivo de su trabajo es que trascienda a una actividad cotidiana que satisfaga muchos ámbitos de nuestra vida: la información, el aprendizaje, el ocio, la comunicación…

Por eso es bueno que se trabaje la lectura también fuera del contexto escolar, que no haga pensar que una vez que se sale de la escuela se sale de la lectura. Entonces, ¿qué se puede hacer desde el ámbito familiar para mejorarla? Veamos algunas pistas.

Valore la lectura pero... La lectura hemos visto que es importante, pero no sacrifiquen otros buenos momentos en pro de la lectura, no la "endiosen", no la crean la solución de todo. Deben darle su importancia y lugar pero sin provocar el efecto rebote en el que los niños terminan rechazándola por verse saturados de ella.

Regale lectura. No hagan de los libros el regalo único de una celebración, acompáñenlo de un juguete (o acompañen el juguete de un libro). Elijan libros muy llamativos y que resulten fáciles de leer.

La colección. Si sabemos que hay un libro que ha gustado mucho nos fijamos si hay más de esa colección y apostamos por ellos para ir formándola.

Sean un diccionario. Si están leyendo y les preguntan una palabra, no les manden nunca a consultarla en el diccionario (y menos en un medio digital que se distraerán de lo que leían), sean ustedes el diccionario diciéndoles el significado o ayudándoles a descubrirlo por el contexto.

Aplaudan su lectura. Cuando su hijo o hija lea en casa, reconozcan lo bien que va haciéndolo y lo bueno que será que mejore. Tengan paciencia y comprendan que están aprendiendo. Criticar el cómo lee solo conseguirá alejarlo de las ganas de leer.

Lean y lean y lean.Es fundamental que sean lectores para que sirvan de modelos ante ellos y ellas:

-lean en voz alta, ante ellos, una noticia del periódico que estén leyendo y que crean que les puede interesar;

-utilicen ratos de descanso en familia para leer y proponerles que lean también;

-elijan un libro y lean por turno en voz alta: un capítulo uno y el siguiente capítulo otro miembro de la familia;

-elijan un libro de teatro; fotocopien una parte y repartan los papeles: hagan teatro leído en familia. Se hace una lectura individual y silenciosa cada uno de su papel, para ver qué entonación dar (puede haber un director que les dé pistas) y luego la lectura en grupo: diversión asegurada;

-léanles cuentos mientras que son pequeños y un poco más. También al segundo hijo, y al tercero...

Pero... ¡Interrumpan la lectura si ven que el momento no es el más propicio! Por ejemplo, si hay otra actividad que les reclama más, si ven cansancio, si el tema o el texto en sí no es muy de su agrado, si llevan mucho rato,...

Sobre todo ha de darse el momento, un texto que guste, un ambiente agradable... Entonces ¡a leer!

Casa lectora. Repartan los elementos de lectura por la casa: un revistero con revistas y periódicos, las estanterías con libros en los cuartos de los niños; los libros en el mueble del salón; lo de recetas en la cocina;...

Con el libro a cuestas. Muchas veces se sale de casa y hay que "echar tiempo fuera" sin hacer nada: parada del autobús, consulta del médico, viaje en coche (si no hay mareos), rato de secado en la playa,... Si llevamos el libro que estamos leyendo con nosotros se nos hará más corta la espera.

Pidan consejos. Si nos liamos, si no encontramos los libros adecuados, si tenemos dudas, lo mejor es consultar con los bibliotecarios, dependientes de librerías y profesorado. Y lleven con ustedes a los pequeños, a comprar los libros y a la biblioteca (incluida la del colegio).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios