Relaciones Laborales hará huelga los días 7, 8 y 9 de marzo

  • Los trabajadores protestan así por los recortes realizados en la plantilla

El personal de la Escuela Universitaria de Relaciones Laborales, Trabajo Social y Turismo hará una huelga los días 7, 8 y 9 del próximo mes de marzo como protesta ante los recortes de plantilla realizados por Cajasol, cuya obra social financia este centro. Concretamente, han sido despedidos ocho trabajadores por causas objetivas y se ha presentado un ERTE con la suspensión temporal de trece contratos y la reducción de jornada a once empleados.

Un portavoz del comité de empresa, Carlos Chernichero, señaló ayer que "Cajasol ni siquiera contestó al documento que le envió la Universidad de Cádiz (UCA) para adaptarnos al nuevo espacio europeo de educación superior, un documento que era negociable y también se niegan a constituir una nueva figura jurídica para que se puedan impartir ciclos formativos".

La huelga se llevará finalmente a cabo "dependiendo de cómo vayan las negociaciones, porque nosotros seguimos erre que erre con la viabilidad y ellos siguen ERTE que ERTE". Asimismo, desde ayer y en sábados sucesivos estarán recogiendo firmas de apoyo al centro en la calle Larga y también realizarán sentadas y manifestaciones.

Asimismo, Chernichero señaló que "estamos pendientes de una reunión con el presidente de la Diputación provincial, Francisco González Cabañas, reunión que tiene su importancia porque Cabañas es también el secretario provincial del PSOE".

El comité se queja asimismo que, "con el resto de los trabajadores de Cajasol la entidad ha negociado las finalizaciones de contratos, pero a nosotros nos han enviado directamente al bufete de abogados de Garrigues y las condiciones son muy distintas". Además, considera que "las razones alegadas por Cajasol para el ERTE no se sostienen". Recuerda además que "Cajasol ha llevado a cabo una profunda descapitalización del factor humano de la escuela con las consiguientes repercusiones económicas, porque de una plantilla de aproximadamente 160 trabajadores en 2005 se pasó a los actuales casi ochenta, mediante unas bajas incentivadas sin ningún criterio, que provocaron en los profesionales que continuamos un no reconocido esfuerzo al asumir un sinfín de asignaturas dejadas vacantes, e incluso se tuvo que contratar a profesorado nuevo porque se había dejado marchar profesorado necesario". También consideran negativo el traslado a las antiguas instalaciones de la Facultad de Derecho, "que nos alejaron de los centros de transportes y del alumnado de otras localidades, provocando, también, la bajada de matrículas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios