Así será el blindaje del centro contra ataques terroristas

  • El Ayuntamiento destaca que hará un esfuerzo económico extra y que no cuenta con ayuda de otras administraciones

  • Cinco zonas de acceso al centro se controlarán con pilonas automáticas

Comentarios 4

El Ayuntamiento de Jerez ya está afrontando los trabajos de cara a conseguir la máxima protección de las calles del centro urbano de cara a la prevención de aquellos atentados terroristas que tengan por objetivo las grandes concentraciones de personas. Según informó a este medio el teniente de alcaldesa José Antonio Díaz, "las medidas serán afrontadas por el Ayuntamiento con sus propios fondos, ya que no vamos a recibir ayuda alguna para ello de ninguna Administración". Se trata de un gasto importante y que repercutirá lógicamente en la siempre delicada situación financiera del Ayuntamiento de Jerez.

Lo acordado en la Junta Local de Seguridad tiene dos frentes: de un lado la seguridad activa, la cual repercutirá en las labores de vigilancia que realicen los agentes de las fuerzas del orden, y de otro las medidas pasivas, las cuales serán afrontadas, tal y como indicó este periódico, mediante maceteros, bolardos y pilonas que impidan lanzar vehículos contra personas.

Según pudo saber este medio de las referidas fuentes municipales, los maceteros ya están siendo preparados por diferentes áreas municipales como Medio Ambiente e Infraestructuras.

"Se trata de maceteros de un metro de diámetro, de forma semiesférica y con un peso aproximado de una tonelada", señalaron fuentes municipales. Cabe destacar que éstas fuentes también destacaron que en cada uno de estos maceteros cabrá medio metro cúbico de tierra.

Los referidos maceteros se instalarán en El Gallo Azul, para evitar que un vehículo pueda acceder a la calle Larga desde este punto; en la calle Corredera, (a la altura de la antigua cafetería y después joyería 'Los Leones'); en la calle Caballeros (a la altura de su unión con la plaza del Arenal), y en la confluencia de las calles San Agustín y Fate (en la esquina de la conocida Pastelería Los Reyes).

Las otras medidas de seguridad pasivas consistirán en la instalación de pilonas automáticas, aquellas que bajan cuando una persona autorizada dispone del correspondiente mando a distancia.

Estas pilonas automáticas se instalarán en la confluencia de la Rotonda de los Casinos con la calle Larga, en la unión de la calle Armas con la plaza del Arenal, así como en las inmediaciones del Consistorio de la ciudad, es decir, en la plaza de la Yerba, en la calle Pozuelo y se pondrá de nuevo en uso permanente la que se ubica en la calle Tornería.

"Uno de nuestros principales objetivos -señaló a este medio José Antonio Díaz- es que quede garantizada la seguridad de los ciudadanos, así como que no haya problemas para que las fuerzas del orden y los servicios municipales puedan moverse con libertad por las calles". Se refiere Díaz a los coches de patrulla de la Policía Nacional y de la Policía Local, así como los servicios de limpieza y de recogida de basuras, y los servicios de emergencia, como es el caso de las ambulancias de urgencias y los bomberos.

Pese a todo, el teniente de alcaldesa no descarta que haya que adoptar medidas adicionales conforme en sucesivas juntas locales de seguridad se vaya viendo la evolución de este blindaje. "Quizás haya que variar algo de lo que se dijo en principio o ampliar el número de calles que dispongan de estas medidas".

De ahora en adelante cualquier concentración de público en la ciudad dispondrá de medidas especiales. Tales son los casos de acontecimientos tales como la Semana Santa, la Cabalgata de Reyes o las Fiestas de la Vendimia, que son precisamente las más cercanas en el tiempo, y que suelen reunir además a miles de personas en actos como el más tradicional: la Pisa de la Uva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios