La burocracia pone al borde del cierre a un centro de formación

  • La propietaria del Centro de Estudios Paloma Mariscal denuncia que lleva meses esperando suministro eléctrico para las instalaciones, que funcionan con un generador

Paloma Mariscal, ayer, junto a la puerta de su centro de formación. Paloma Mariscal, ayer, junto a la puerta de su centro de formación.

Paloma Mariscal, ayer, junto a la puerta de su centro de formación. / pascual

El Centro de Estudios Paloma Mariscal, situado en la calle Eje en la zona de la avenida de Arcos, está considerando su cierre debido a que a pesar de que está abierto desde el pasado octubre no dispone aún de suministro eléctrico. La propietaria, Paloma Mariscal, estalló ayer tras meses de espera sin que el problema se resuelva, y teniendo que hacer frente a un elevado coste, ya que actualmente la única forma de disponer de luz para las instalaciones es mediante un generador.

El cierre de este centro de formación, donde se imparten un gran número de materias y actividades, supondría el despido de una plantilla de 20 profesores y dejaría sin clases a cerca de 600 alumnos.

Mariscal explicó que en el inmueble, que ha alquilado con opción a compra, realizó durante el verano una importante inversión, de alrededor de 190.000 euros, con el fin de habilitar y reformar unas instalaciones de 1.500 metros cuadrados. En el mes de julio le advirtieron como responsable de la academia que podría tener problemas con el suministro eléctrico porque debido a la falta de infraestructura la potencia que se podía suministrar no sería suficiente para un espacio tan amplio. En ese momento, se puso en contacto con Endesa y decidió asumir el coste de la obra necesaria, lo que implica realizar unas canalizaciones en el terreno. Mariscal mantiene que se pidió la licencia de obra correspondiente al Ayuntamiento y que ésta no llegó hasta el 2 de febrero. A partir de ese momento está esperando que sea la subcontrata con la que trabaja Endesa la que por fin acometa los trabajos.

Según señaló Mariscal, la situación es ya "insostenible". En noviembre se quedaron sin la luz de obra y desde ese momento el centro de formación ha tenido que utilizar un generador para poder tener luz. "Eso supone unos 50 euros al día, entre el alquiler y la gasolina. Es como si estuviera pagando a otro empleado. No podemos seguir así mucho tiempo, y más por unos problemas de burocracia cuando nosotros tenemos todo al día y no nos falta ni un papel". El generador limita también de forma considerable el uso de la electricidad ya que por ejemplo en este invierno con temperaturas especialmente bajas, no ha podido poner la calefacción. "Aquí damos por ejemplo clases de ballet, y claro, hemos tenido quejas de los padres por el frío". El problema con el suministro eléctrico le impide además abrir otra instalación que ha acondicionado como cafetería y zona de ocio.

El centro dispone de una amplia oferta de actividades y clases de formación que van desde apoyo escolar, hasta preparación para oposiciones, selectividad, cocina, idiomas, teatro o ballet. "Es un centro muy familiar, porque vienen padres y también niños de todas las edades", afirma esta emprendedora, que tiene también un centro similar en la zona Sur, con alrededor de 1.000 alumnos. "Nos hemos dado un plazo de dos días, a ver si alguien reacciona y nos dan una solución, porque yo estoy ya desesperada de llamar a un sitio y otro y que me den largas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios