" Los candidatos se las verán con un cabildo y aquí no caben oficialismos"

-Es su última Semana Santa como Hermano Mayor ¿cómo la está viviendo?

-Pues como una más. Estamos metidos de lleno en la vorágine propia de la Cuaresma, liados con los típicos preparativos para el Domingo de Ramos y la verdad es que no he tenido tiempo para ir haciéndome a la idea de unas próximas elecciones. Aunque es verdad que queda poco tiempo, ya que las mismas serán a final de Mayo o primeros de Junio, queda todavía la recta final que como sabes, coincide con una etapa de las de mayor actividad del año. La mente está ahora en otra cosa.

-¿Cómo han sido estos ocho años?

-Yo personalmente me siento muy orgulloso de haber estado al frente de esta Hermandad, durante estos dos últimos períodos, que sumados a los ocho años, que estuve como Mayordomo, van ya para 16 los años en la Junta de Gobierno. Se podría decir que prácticamente he cubierto las expectativas, que de niño me rondaron con respecto a mi Hermandad. Como te podrás imaginar este tiempo ha dado para mucho, y ha servido para modelar muy finamente mi perfil cofrade. Evidentemente ya no soy el mismo. La cantidad de inolvidables momentos, el montón de horas de trabajo, de reuniones donde pensar, estudiar, maquinar cada movimiento que deberíamos dar, han dado como resultado un equipo de AMIGOS y de trabajo envidiable (al cual echaré mucho de menos) y un incuestionable bienestar y posición de la Hermandad. Pero como te dije antes, ya habrá tiempo para balances.

-Podía optar a un nuevo mandato, pero lo ha descartado...

-Bueno pues según la vigente normativa, para presentarme debería previamente aprobarlo un Cabildo. No es que esto "a priori" sea un problema, sino que para mi sería ir "contra natura". Si no hubiese existido ningún candidato sería distinto, pero en cuanto salen hermanos con nuevas inquietudes, comprometidos, y con la sana intención de tomar el revelo a tu trabajo, yo pienso que lo lógico y normal es dejarles paso.

-De cara a las elecciones hay dos candidatos ¿es esto peligroso para la Hermandad?

-No necesariamente. Aunque yo siempre he dicho, referente a los relevos, que: "El que se va, se debe saber ir. Y los que llegan, deben saber llegar". Todo pasa por un principio de respeto a los demás y cuando digo de respeto, me refiero a respetar su forma de entender la Hermandad. Sirva como ejemplo que a las elecciones de mi primer mandato fuimos dos candidatos, y una vez celebrado el cabildo, con un fuerte abrazo dimos por terminadas las elecciones y hasta hoy sin más problemas.

-Uno de ellos pertenece a su Junta de Gobierno ¿se pude decir que es el oficialista?

-No deberíamos decir eso. Ambas candidaturas, la de Javier y la de Juan Manuel se las verán solas ante un Cabildo de Elecciones y ahí no caben oficialismo.

-¿Considera que ambos están preparados para la gestión?

-Pienso que sí, no existe tampoco un perfil preestablecido para baremar esto.En principio solo hace falta tener honestidad contigo mismo, un coherente nivel de servicio a tu Hermandad y un importante compromiso cristiano. El resto se aprende. Ya en el terreno más material, y no menos importante, juega un papel esencial el equipo, la suerte, tu don de gentes y tu mano izquierda; y sobre todo el buen clima que te encuentres al llegar.

-¿Lo mejor y lo peor?

-Como te he insinuado anteriormente, de todo hay en la Viña del Señor, pero que ya habrá tiempo para balances. No me eches antes de tiempo, ya hablaremos otro día.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios