Jerez

Una mayoría de capataces jerezanos son contrarios a la creación de cuadrillas mixtas

  • El debate creado sobre la necesidad de permitir a las mujeres estar bajo los pasos no parece que se cuestione en la ciudad

Cuadrilla de costaleros del paso de misterio de la hermandad de la Candelaria en la tarde del Lunes Santo. Cuadrilla de costaleros del paso de misterio de la hermandad de la Candelaria en la tarde del Lunes Santo.

Cuadrilla de costaleros del paso de misterio de la hermandad de la Candelaria en la tarde del Lunes Santo. / Manuel Aranda

Las mujeres costaleras, en líneas generales, no parece ser una cuestión de debate en la ciudad. Así lo consideran capataces curtidos en mil batallas al mando de muchos pasos. Destacamos las declaraciones de Martín Gómez Moreno, capataz que este año saca en Jerez hasta seis cofradías de penitencia y cuatro de gloria. Gómez afirma que "el hecho de que las mujeres ocupen un lugar bajo lo pasos será una consecuencia de un reclamo social fuerte. Y no por la decisión de un capataz que decide no igualar a dos mujeres en su cuadrilla. Puedo entender los sentimientos de estas chicas, pero sin duda que el capataz tiene la autoridad para hacerlo como se lleva a cabo con cualquier hombre que no iguala", asegura. Reflexionando sobre este debate, el capataz jerezano considera que "existe un cierto tono ficticio en todo esto. Realmente en Jerez nunca ha sido un debate a tener en cuenta. Nunca en una 'igualá' me he encontrado a mujeres que demandaran estar en la cuadrilla". En cualquier caso, Gómez continua afirmando que "puestos a escoger, creo que una cuadrilla totalmente de mujeres podría, quizá, tener algún sentido. Sin embargo, lo que se denomina como una cuadrilla mixta, con hombres o mujeres, yo lo veo totalmente inviable".

Por otro lado, Ildefonso Oñate saca dos cofradías en Jerez: Salud de San Rafael y Ecce-Homo. También se muestra tajante al afirmar que "yo personalmente no tomaría el mando de una cuadrilla de mujeres. Mezclar a hombres y mujeres en un trabajo sometido al esfuerzo físico no creo que sea la mejor fórmula para que un paso ande fino", comenta.

Sin embargo, el ejemplo de Oñate es curioso. Implícitamente también lleva una cuadrilla de mujeres un día al año. Se trata de una costumbre que ya es tradición que nunca estuvo escrita y que tiene su cita el día del traslado del Señor de la Salud a su altar de cultos en San Rafael. Un momento cargado de emotividad y fervor en el que las mujeres cargan con el Señor y son protagonistas. Y también un momento en el que nadie cuestiona que ese sea el momento de las hermanas. Este año será el día 25 de febrero a las 20 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios