Jerez

Otro capítulo para el amplio historial litigioso de la provincia

  • La Sierra de San Cristóbal, el castillo de Sancti Petri, la partición de Costa Ballena o el Monasterio del Cuervo ya originaron disputas similares entre pueblos vecinos

Panorámica del Monasterio del Cuervo, en una imagen de archivo. Panorámica del Monasterio del Cuervo, en una imagen de archivo.

Panorámica del Monasterio del Cuervo, en una imagen de archivo. / manuel aragón pina

San José del Valle y Jerez se han erigido en protagonistas de un nuevo capítulo del amplio historial de litigios entre municipios vecinos que acumula ya la provincia de Cádiz. Unos buscan simplemente ganar suelo, ampliar el término municipal, otros buscan hacerse con recursos turísticos o culturales que explota el vecino, otros sólo quieren defender enclaves que habían pertenecido a ese pueblo en cuestión desde hacía muchas décadas o incluso siglos... Las motivaciones son muy variadas pero la finalidad a la hora de abrir un proceso judicial de esta índole es siempre la misma: obtener unos ingresos económicos extra para beneficio de las arcas municipales.

Un buen ejemplo de esto último lo dio el Ayuntamiento de Chipiona, el penúltimo que impulsó ante los tribunales un litigio territorial de estas características. En concreto, Chipiona viene reclamando ante la Justicia que el Ayuntamiento de Rota le devuelva parte del complejo turístico de Costa Ballena que, según entiende, le fue arrebatado cuando se partió en dos el terreno al planificar esta macrourbanización, a principios de la década de los noventa. Parte de ese suelo ya está construido y habitado y Chipiona persigue ganar dinero mediante el cobro de unos impuestos que ahora percibe Rota.

Jerez se defenderá ahora del Valle tras haber perdido un pleito similar con El Puerto

Y el último Ayuntamiento que ha abierto una guerra territorial fue La Línea, que hace algo más de una década reclamó judicialmente parte del suelo de La Almoraima que ahora pertenece a San Roque.

Curiosamente Jerez se defenderá ahora de San José del Valle cuando décadas atrás hizo lo contrario, al reclamar el suelo de la Sierra de San Cristóbal que era y aún hoy sigue siendo propiedad del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María. En esa disputa fronteriza Jerez salió derrotada cuando en 2003 el TSJA desestimaba el recurso presentado por el Ayuntamiento jerezano contra una decisión adoptada por la Junta de Andalucía tes años antes y en la que atribuía a la localidad portuense la titularidad de la barriada de la Sierra de San Cristóbal y los depósitos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir allí asentados.

Y si la segregación de San José del Valle data de principios de los noventa, también en la misma fecha lograba Benalup-Casas Viejas independizarse de Medina Sidonia. Eso sí, el nuevo municipio tuvo que conformarse con una extensión muy limitada con respecto a la que gestionaba su ex Ayuntamiento matriz. Benalup inició entonces una disputa legal para hacerse con la propiedad de la zona de las Lagunetas o del Monasterio del Cuervo, entre otros objetivos, pero la Justicia no varió los límites preestablecidos.

Donde sí parece brillar una bandera blanca es en el Castillo de Sancti Petri, un monumento emblemático por el que San Fernando y Chiclana pelean desde hace muchas décadas. El uso conjunto de este enclave histórico parece haber apaciguado una guerra en la que hasta ahora, y según marcan los diferentes fallos judiciales, el ganador parece ser el Consistorio isleño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios