Los contratos que llegaron de Francia

  • Hija de emigrantes, Manuela Parra impulsa la iniciativa por la que cuatro pedanías buscan trabajo a sus parados en campañas agrícolas del país vecino

Comentarios 1

Hija de emigrantes de La Barca en Francia, Manuela Parra Fernández retornó hace once años a la pedanía que había dejado cuando apenas tenía dos años. Ahora, cuando el desempleo ha llegado a niveles de desesperación en las poblaciones rurales, donde muchos vecinos habían vivido de la construcción, esta vecina ha sido la impulsora de una iniciativa que los alcaldes de San Isidro, Torrecera, El Torno y Guadalcacín han respaldado desde el primer momento y que consiste en la búsqueda de trabajo para los parados de estas pedanías en las distintas campañas agrícolas de Francia. Matiza, no obstante, Manuela que primero ofreció el proyecto al alcalde de La Barca, su localidad de origen, pero que allí no encontró apoyo.

Los padres de Manuela se instalaron en Poiters en la década de los sesenta y el padre, ya fallecido, volvió a La Barca tras su jubilación. Ella le siguió, después de 38 años en Francia, para cuidarle cuando se puso enfermo y dejó en el país vecino a sus hermanos y a sus dos hijos. "El sueño de mi vida siempre había sido volver. Estaba a punto de quedarme sin mi trabajo de cajera en la autopista del sur de Francia y aunque estaba bien allí, la cultura, la manera de vivir es muy diferente y siempre había echado de menos a la gente de mi tierra. Eso se lo digo a las personas que quieren emigrar. La emigración es muy dura, alejarte de tu tierra. Siempre he visto a mi padre acoger a la gente que emigraba y esta iniciativa ha sido como un homenaje a él".

Los ayuntamientos de las cuatro pedanías han contratado los servicios de intermediación que realiza Manuela para buscar empleo a sus convecinos y más de 60 personas han viajado ya a Francia para trabajar en campañas agrícolas. Los contactos que Manuela mantiene en Francia le facilitan la labor a la hora de buscar ofertas de trabajo que pueden interesar a los desempleados de estas pedanías. "Mucha gente se piensa que en Francia sólo está la campaña de la vendimia, pero hay muchas más, está la recogida de la manzana, del espárrago, ahora empieza la plantación de hortalizas e incluso hay personas que han enlazado una campaña con otra". Afirma que los sueldos que se están pagando rondan los 1.400 euros al mes, unas cantidades que reciben directamente los empleados. "No hay ningún pago de comisiones por este servicio que se presta". Además Manuela insiste en que se garantiza la fiabilidad de las empresas para las que los desempleados de estas pedanías van a trabajar así como que las condiciones del puesto de trabajo son las adecuadas y el pago del salario. "Lo primero que hacen allí es firmar el contrato de trabajo".

Esta barqueña dice que en Francia "siempre ha hecho falta mano de obra. Todos los años hay 20.000 puestos de trabajo de temporeros y si conseguimos que 300 o 400 personas vayan allí a trabajar tampoco hablamos de una barbaridad. Se puede hacer. Tengo la suerte de trabajar con cuatro alcaldes que han respaldado este proyecto". El alcalde de Torrecera, Manuel Bertolet y el de San Isidro, Antonio Ramos, llegaron a viajar el pasado septiembre hasta la zona de Francia donde iban a trabajar sus vecinos para conocer cómo iban a ser sus condiciones. "Nos fuimos en coche y estuvimos en el mismo sitio donde ellos se iban a alojar", cuenta Manuela.

Alrededor de 400 vecinos, entre las cuatro pedanías, están recibiendo además clases de francés que ella misma imparte. "Lógicamente las personas jóvenes son las que cogen todo más rápido pero también las mayores ponen mucho empeño. Claro que es un francés básico, que les pueda servir para el día a día, para hacer la compra o para contestar una pregunta. Eso me permite también facilitarles información".

Echando mano de su experiencia mantiene que la mano de obra española es muy apreciada en Francia. "Nos ven como a gente voluntariosa y trabajadora. Yo nunca he encontrado un rechazo, al contrario". De hecho en las próximas semanas saldrán de estas pedanías jerezanas otras cuadrillas y en los pasados días un empresario de la construcción francés ha estado visitando la zona interesado en contratar trabajadores para la reconstrucción y reforma de casas rurales. Manuela explica que dicho empresario se ha reunido con otros de la construcción de estas pedanías para estudiar la posibilidad de constituir una empresa de servicios. "Hemos contactado también con una gestoría para informarnos sobre los aspectos laborales de este proyecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios