"El derrumbe de 'Dios Baco' nos dejó tocados, pero ni mucho menos hundidos"

  • El propietario de la bodega siniestrada el pasado 12 de julio anuncia la reapertura del centenario casco para el mes próximo y narra las vicisitudes de una de sus peores experiencias como empresario

Comentarios 3

El pasado 12 de julio fue una fecha que quedará marcada para siempre en el recuerdo del bodeguero jerezano José Páez Morilla. En aquella aciaga jornada el destino quiso jugar al efecto dominó pero en vez de utilizar fichas usó andanas de vinos viejos de Jerez. Las consecuencias, una bodega centenaria que corrió riesgo de venirse abajo (la grúa que reparó la techumbre sólo debió retirar finalmente un tercio de la misma) y un serio revés económico para uno de los pocos pequeños bodegueros jerezanos que aún quedan en el Marco. Pese a ello, la buena noticia es que este empresario se ha repuesto del revés y pretende reabrir la bodega 'Dios Baco' a mediados de febrero, coincidiendo con su 59 cumpleaños.

-¿Qué se aprende tras un accidente de semejante calibre?

-Pues básicamente que los pequeños empresarios estamos hechos de otro material porque desde que empezamos a desarrollarnos empiezan a llovernos los palos, pero somos expertos en salir adelante. Nos ha dejado tocados, ¡qué duda cabe!, pero ni mucho menos hundidos.

-Afortunadamente contó con muchos apoyos tras el suceso...

-Ciertamente hubo apoyos de muchos particulares y de muchas empresas. No estuvieron todas las que deberían de haber estado.

-¿A cuánto ascienden las pérdidas en datos globales?

-El siniestro nos salió por unos 83 millones de pesetas. Perdimos 75.000 litros de vinos de gran calidad y centenares de botas resultaron dañadas. Tan sólo las grúas de la nave costaron seis millones de pesetas y otros dos los gastos que pasaron los vecinos que se realojaron en hoteles.

-¿Tenía asegurada la bodega?

-Por supuesto que sí, tanto el continente (bodega) como el contenido (vinos y botas) pero por el momento la compañía no ha pagado ni un solo duro.

-¿Se puede entender que el 12 de julio de 2007 fue uno de sus peores días como empresario?

-Pues la verdad es que sí, porque ves cómo en un segundo pierdes mucho de lo que tanto trabajo te costó ganar. A pesar de contar ahora con 58 años, ya llevo 41 años como empresario -concretamente los cumplí el pasado miércoles- y la verdad es que es una fecha que no se olvidará.

-¿Alguna crítica a la actuación municipal?

-Ninguna, la cosa funcionó muy bien, a pesar incluso de que el Gobierno municipal había cambiado por completo tras las elecciones y los nuevos concejales estaban casi aterrizando. La verdad es que se respondió con celeridad.

-Siempre hay quien dice aquello de que no hay mal que por bien no venga...

-Pues va a ser hasta cierto porque tras el siniestro conseguimos retos muy destacados, premios y algo tan importante como entrar en El Corte Inglés e Hipercor con brandy, moscatel y pedro ximénez. La verdad es que supuso una gran alegría. Además es una cadena prestigiosa y le aporto un dato: en España hay 9.000 bodegas y El Corte Inglés tiene 500 referenciadas.

-¿... y sobre los premios?

-Pues nuestro pedro ximénez 'Oxford 1970' fue medalla de plata en el certamen Iberwine, mientras que el oloroso 'Dios Baco' fue bronce en el premio de vinos 'Ciudad Mezquita' de Córdoba. Es como si celebramos en Jerez un salón de vinos y un caldo cordobés se lleva un premio. Ganar en territorio ajeno es especialmente hermoso.

-¿Cuál considera usted que es el principal problema con el que se enfrentan los pequeños bodegueros jerezanos?

-Pues que no tenemos facilidades para expandirnos, no me refiero a suelo industrial, sino a la posibilidad de encontrar lugares adecuados para el desarrollo de nuestra actividad. A los pequeños bodegueros, de verdad, creo que nos tendrían que mimar un poco más.

-¿A quién le gustaría darle las gracias por la ayuda recibida?

-A muchas personas, desde a Bouncopy a Correos, tanto a mi familia, la familia Páez, como a la familia Ruiz, la de mi esposa, además de a Rochdale que nos buscó arquitectos en pleno fin de semana para que la situación estuviera siempre bajo control. Ese fue el caso de Luis Moreira, Paco García Gálvez y Manuel del Caso. Tampoco quiero olvidar a muchos buenos amigos, como Antonio Gutiérrez 'Guti' y Luis Cruz de Sola, así como a los medios de comunicación, que entendieron perfectamente el mal momento por el que estábamos pasando. Gracias a todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios