Un tren descarrila en Jerez tras atropellar a cientos de cabras

  • El convoy de media distancia Cádiz-Sevilla se salió de la vía a primera hora sin causar daños personales, aunque la conexión quedó fuera de servicio durante doce horas · Un descuido del pastor pudo desencadenar el suceso

Comentarios 11

Un tren de media distancia, que cubre la línea Cádiz-Sevilla, descarriló ayer a la salida de la estación de Jerez-Mercancías, situada en las inmediaciones de la Ciudad del Transporte, cuando se dirigía hacía el municipio sevillano de Lebrija sin causar daños personales. Esta línea de media distancia, en la que viajaban 89 pasajeros, arrolló a un rebaño de cabras que se disponía a cruzar por la vía sobre las ocho menos veinte de la mañana, quedando inhabilitado el servicio durante casi 12 horas.

Los viajeros que ocupaban en ese momento el tren accidentado fueron trasladados por otro tren hasta la estación de Jerez, desde donde continuaron el viaje hasta Sevilla por carretera. Tras el descarrilamiento, Renfe puso en marcha un plan alternativo de transporte (PTA) durante todo el día de ayer para todos los trenes que circularon entre Sevilla y Cádiz. En concreto, la acción realizada por la empresa de transportes consistió en el transbordo por carretera en autobuses facilitados por Renfe, entre las estaciones de Lebrija y Jerez para todos los viajeros de los servicios afectados.

Por su parte, Renfe emitió un comunicado en el que señaló que este contratiempo se debió al daño sufrido en la estructura del carril ferroviario, daño que comprendía menos de un kilómetro, por lo que tanto técnicos de Adif como los de Renfe, consiguieron restablecer el tránsito, pudiéndose pasar desde antes de las 20 horas por el tramo afectado, aunque con limitación de velocidad. Del mismo modo, dichas fuentes señalaron que los mencionados técnicos "seguirán con las tareas restantes a lo largo de la noche del domingo", e indicaron que se desconoce con precisión la hora a la que los trenes podrán volver a circular con la velocidad habitual.

El convoy dañado era el primer tren de la mañana que salía de Cádiz, tren que quedó "inutilizado" para continuar su viaje, según aseguró Renfe, y que fue retirado de la vía, aunque durante toda la tarde de ayer los operarios trabajaron en la reconstrucción de la estructura del carril ferroviario que fue dañado tras la colisión.

Además, la empresa ferroviaria puntualizó que uno de los ejes quedó fuera del carril, lo que "hacía imposible que siguiera prestando servicio durante las 12 horas que quedó inhabilitado". Asimismo, Renfe indicó que también fueron transbordados en autobuses hasta Sevilla, los viajeros de la línea Alvia Cádiz-Madrid, que desde la estación de tren de Santa Justa, en la capital hispalense, continuaron su viaje en la línea de Alta Velocidad Española (AVE) hasta su destino final.

Durante toda la tarde estuvo puesto en marcha el plan alternativo mencionado, consistente en el transbordo de los pasajeros por carretera entre Jerez y Lebrija. Durante las casi doce horas que la vía estuvo cortada la estación jerezana puso a disposición de los pasajeros afectados por el incidente un total de 10 autobuses.

Los viajeros que tenían como destino los municipios de la costa gaditana, a su llegada a Jerez, tuvieron que disponerse a subir a un cercanías. Los usuarios llegaron a Jerez con un retraso aproximado de una hora, teniendo en cuenta que algunos de los afectados tuvieron que esperar en Lebrija la llegada de más autobuses, ya que los primeros fueron ocupados de forma inmediata.

Por su parte, el maquinista de la línea de media distancia que sufrió el aparatoso accidente, aseguró que en sus 38 años de experiencia en esta profesión "nunca había visto nada parecido, ha sido como chocar contra un muro de hormigón". El maquinista explicó que vio como cruzaban desde lejos, y a pesar de haber activado el freno de emergencia, el tren no pudo parar a tiempo haciendo inevitable la colisión con los animales. El rebaño, formado por unas trescientas cabras, pastaba por la zona cuando, al parecer, el cabrero pudo quedarse dormido durante unos minutos. El propietario del rebaño se mostró muy afectado tras conocer la noticia y la aciaga pérdida. Los operarios aseguraron que los bajos de las nuevas líneas de media distancia son más altos que los antiguos, por lo que los animales se fueron amontonando bajo el tren dejando sobre las vías y alrededores casi un kilómetro de cabras destrozadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios