Los discapacitados en silla de ruedas no pueden coger autobuses en Jerez

  • La asociación Adifi denuncia la ausencia de rampas en todos los vehículos

Comentarios 10

Los discapacitados en sillas de ruedas no pueden utilizar el autobús en Jerez para desplazarse, según ha denunciado la Asociación de Personas con Discapacidad Física (Adifi). Ni los autobuses urbanos ni los de Linesur, que cubren las líneas a las pedanías, están adaptados para personas con este impedimento bien porque las rampas no funcionan o porque simplemente carecen de ellas. La presidenta de Adifi, María del Carmen Menacho, lamentó ayer la escasa respuesta que tienen las quejas que este colectivo ha ido trasladando tanto al Ayuntamiento como a Linesur, con cuyo propietario se han vuelto a reunir esta semana. Un real decreto de 2007 obliga a que los autobuses urbanos sean accesibles con rampa y sistema 'kneeling', un mecanismo que el conductor del autobús puede accionar cuando vea a una persona con movilidad reducida, de forma que el vehículo se inclina sobre su eje para facilitar su acceso. Además el real decreto establece la señalización de las paradas y marquesinas o la información sobre las líneas de autobuses dentro del propio autobús. Los vehículos y las nuevas paradas que se pusieron en marcha un año después de la entrada en vigor del real decreto debían ser accesibles y antes de los cuatro años deben serlo también las paradas ya existentes.

Menacho se preguntó para que sirve este tipo de leyes "si luego no se está cumpliendo", una circunstancia que, según dijo, no ocurre en otras ciudades o localidades cercanas como por ejemplo El Puerto. "Allí funciona perfectamente el transporte y si vas a Córdoba o a Madrid por ejemplo tampoco te encuentras con ningún problema si vas en silla de ruedas". En un momento en el que la flota de autobuses se encuentra obsoleta y cuando los propios trabajadores y vecinos vienen denunciando las numerosas deficiencias de estos vehículos, Menacho se queja de que las rampas se hayan dejado totalmente abandonadas. "Cualquier otra pieza se repone, pero las rampas no se consideran prioritarias y cuando se estropean y dejan de funcionar, no se cambian". La presidenta de Adifi cuenta que esta misma semana dos personas en sillas de ruedas que querían desplazarse de Vallesequillo a La Merced no pudieron tomar ningún autobús por la ausencia de rampas. "Se vieron obligadas a hacer el camino por la calle a cuatro grados que estábamos e incluso una de ellas, que llevaba una silla eléctrica, agotó la batería. No hay forma de coger un autobús al hospital o para cualquier otra gestión básica y por la calle te juegas la vida porque faltan rebajes y en otros casos no puedes ir por la acera".

En la última reunión que este colectivo ha mantenido con la delegada de Movilidad, María del Carmen Martínez, les informó que en el plazo de dos meses se adaptarían los autobuses con rampas y tras el encuentro con Linesur, Menacho manifestó molesta que "nos ha pedido que seamos nosotros quienes hagamos las gestiones para instalar las rampas y se lo comuniquemos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios