Polémica

La libertad de trabajar con la imagen

  • Una paragüera: "No sé qué decir para 'defender' que haya trozos de carne para mirar en el Mundial"

La azafata Paula Rodríguez posa para la realización del reportaje gráfico delante de la conocida rotonda del Motorista Alado. La azafata Paula Rodríguez posa para la realización del reportaje gráfico delante de la conocida rotonda del Motorista Alado.

La azafata Paula Rodríguez posa para la realización del reportaje gráfico delante de la conocida rotonda del Motorista Alado. / pascual

Comentarios 2

"El problema es que no sé qué decir para 'defender' que siga habiendo trozos de carne para mirar en el Mundial". Lidia Fernández, experimentada azafata en diferentes eventos y también paragüera en el Circuito de Jerez durante el Gran Premio de España, no sabía lo que responder ante la polémica suscitada por la petición que Ganemos llevará a pleno para acabar con la cosificación de la mujer en el Gran Premio de España organizado por Dorna. Lidia es un nombre ficticio para proteger la intimidad de una de las mujeres cuyo trabajo se podría ver afectado por la petición que pretende realizar la formación de izquierdas, surgida de Podemos Jerez. "Es trabajo. La que quiera enseñar que enseñe; la que quiera ir ceñida, que vaya; la que quiera pasar horas y horas en tacones... Las modelos y azafatas están ahí para eso y ellas eligen libremente lucirse. Yo tengo claro en mi propia ética, que mis azafatas y modelos son chicas decentes. Si lo que ofrecen es algo impropio degradante u ofensivo, simplemente mi agencia no trabaja con esa marca", recalca Lidia Fernández.

Las opiniones en torno a la noticia surgida el pasado lunes eran muchas y los matices que entraban en juego aún más. "La culpa de todo esto la tienen los hombres que consumen el cuerpo de la mujer como producto", dejaba claro Belén Moreno, quien también bajo un nombre ficticio aseguraba que "es un tema muy delicado porque ellas se sacan un dinero, pero no está bien que se las utilice. Aunque acepten, ellas no tienen culpa de que se las utilice". Sabe de lo que habla, pues su trabajo es contratar a estas azafatas para diferentes eventos relacionados con el motor.

Desde Ganemos Jerez, ayer se hacía hincapié en la diferencia entre los términos 'paragüera' y 'azafata'. No quieren acabar con un trabajo que consideran "digno", sino que pretenden que no se utilice a la mujer "como un objeto" durante el Gran Premio de España. La función de la mujer parece marcar la línea entre lo permitido y lo que no para Ganemos; aunque los profesionales del sector ponen el límite en la decisión de ellas de aceptar el trabajo. Santiago Sánchez firma una propuesta en la que la petición es la siguiente: "Instar a Dorna Sport S.L. a que en todas las pruebas que organiza en el Circuito de Jerez elimine las prácticas donde se utiliza el cuerpo de la mujer como adorno y reclamo para captar la atención del público, mediante el fomento de estereotipos que cosifican a las mujeres".

La empresa contratante es la responsable y encargada de pedir un tipo de modelo y elegir la vestimenta y su función. Desde ABM Eventos se deja claro este asunto: "Nos contratan las empresas privadas y son ellos los que tienen ese reclamo a la hora de pedir este tipo de azafatas. Al igual que trabajamos para un congreso de médicos y nos piden azafatas y azafatos con dos y tres idiomas, en este caso nos piden las propias marcas o escuderías, las azafatas y modelos con otra serie de características. Son azafatas de imagen, que se dedican y viven de este tipo de eventos donde ganan su dinero lícitamente y lo hacen de manera profesional".

Como no podía ser de otra forma, desde el sector se está de acuerdo con que las chicas trabajen para ganarse un sueldo a través de su imagen. "Yo desde el punto de vista empresarial estoy de acuerdo", afirman desde ABM Eventos para proseguir: "Pero que si mañana me piden chicos, también ofrezco chicos. Es que si no estamos de acuerdo porque las chicas estén más sexys y tal, deberíamos de quitar muchas otras cosas del mercado como los anuncios de lencería".

La remuneración de las azafatas varía entre los 300 y 450 euros diarios en este tipo de eventos de repercusión internacional. "Son profesionales que se ganan su sueldo. Además, el Mundial es uno de los trabajos donde las chicas ganan más dinero, porque piden mucha imagen y está muy bien pagado. Esto les quitaría también la oportunidad de poder trabajar. Porque trabajar por tu imagen creo que también está bien. O dejamos entonces el mundo de la pasarela, de la moda, de... Todas las personas que vivan de su propia imagen no valen".

El tema está teniendo una gran repercusión también en las redes sociales. Ganemos Jerez no paró ayer de contestar a través de su perfil de Twitter a otras cuentas que enlazaban su noticia. Además, fijaba en la cabecera de su perfil social un tuit con una foto en la que se ve a una mujer sujetando un paraguas: "Ante las críticas machistas nos protegemos con el paraguas de la igualdad. Jerez, ciudad sin machismo". El compromiso con el feminismo es claro, aunque no se mencione un término que hace alusión a la igualdad de derechos a hombres y mujeres: "Tenemos la oportunidad de ser pioneros erradicando el machismo en el deporte. Jerez sería ejemplo internacional en materia de igualdad".

Cabe destacar que no sería la primera vez que se suprime la figura de las azafatas en los eventos deportivos en el mundo. El año pasado, el gobierno australiano eliminó del Tour Down Under a las chicas que entregaban los premios de esta competición ciclista. En su lugar, fueron jóvenes competidores de esta disciplina deportiva los que hicieron la entrega del galardón a los campeones. El ministro de Deportes australiano, Leon Bignell, afirmó: "El Gobierno está pagando por contratar chicas para la parrilla o el podio y al mismo tiempo estamos poniendo dinero en las áreas de salud mental para ayudar a las mujeres jóvenes que tienen problemas de imagen corporal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios