Los pensionistas toman la calle

  • La manifestación, que duró dos horas, inició su recorrido en el Mercado de Abastos

  • El derecho a una pensión mínima de 1.080 euros es una de las reivindicaciones que exige este colectivo

Comentarios 2

'¡gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden!'. Este fue uno de los tantos reclamos que se escuchó ayer por las calles de Jerez. 154 plataformas y mareas integradas en la Coordinadora Estatal de Pensiones, de las cuales 41 pertenecen a la comunidad andaluza, salieron a la calle en defensa de las pensiones públicas para demostrar su rechazo a la subida del 0,25, entre otras medidas implantadas por el Gobierno español, que consideran una "auténtica miseria".

A pesar de la lluvia, el frío y el viento, el recorrido se realizó sin ningún tipo de inconvenientes, partiendo desde la calle Doña Blanca, plaza Esteve, Corredera, Angustias y regresó por el mismo trayecto, finalizando en el punto de partida con la lectura del manifiesto de la Coordinadora Estatal de Pensiones y Jubilados por dos mujeres integrantes de la Marea de Jerez, al igual que ocurrió en las centenares de manifestaciones que tuvieron lugar en el resto de España. La concentración fue convocada por la Marea de Jerez, compuesta por pensionistas y jubilados que no pertenecen a ningún sindicato ni partido político. "No somos ninguna organización ni tenemos afiliados. Somos personas espontáneas que nos reunimos con el mismo objetivo, luchar por nuestros derechos, aunque tengamos ideas políticas diferentes", explicó José Pérez, uno de los cientos de integrantes de la Marea de Jerez.

La organización calcula que unas 4.000 personas acudieron a la manifestación

"La Marea de Pensionistas y Jubilados de Jerez nace de la semilla que comenzó a germinar con el Movimiento 15-M", comentó Pérez, añadiendo que "antes en las asambleas éramos cuatro gatos y ahora somos más de 100 personas. Esperábamos una buena acogida pero no las 4.000 personas que han acudido". Los pensionistas tienen por objeto luchar por restablecer la jubilación ordinaria a los 65 años; exigir la jubilación anticipada con el 100% de la prestación, sin penalizar, con más de 40 años; iniciar un debate sobre el pago del IRPF de las pensiones; que se amplíe la cobertura sanitaria a necesidades de su generación y eliminar el copago farmacéutico. "Lo único que pedimos es que nos suban las pensiones a medida que sube la economía de vida porque nos tienen a un lado y cada día somos más pobres. Hay mucha gente que no se toma la medicación porque no tiene ni para un plato de comida y otras tantas que no enciende la calefacción porque no tiene dinero para pagarla. Mientras rescatan a los bancos, a nosotros nos aprietan cada día más el cuello y no podemos más", explicó María Ángeles Muñoz, una de las veteranas de la Marea.

Los manifestantes gritaron a voces el no a las pensiones vitalicias de los políticos, la eliminación de la Ley Mordaza y reclamaron una pensión mínima de 1.080 euros que les "garantice una vida digna". "En una democracia, que dudo en estos momentos si lo es, no puede haber gente que se acueste sin comer o que muera de frío por no poder calentarse por las noches", remarcó Pérez. Cabe destacar que no fueron pocos los jóvenes que asistieron y apoyaron a los manifestantes durante todo el recorrido -la gran mayoría de la tercera edad-, además de los jerezanos que se fueron sumando poco a poco a la gran masa una vez alcanzó la plaza de Las Angustias. Rocío Jiménez, fue una de las asistentes que acudió a la protesta en nombre de su madre. "Vengo a apoyarlos, porque esta situación nos va a afectar en un futuro no muy lejano a todos nosotros. A mí, a mis hijos, a mis nietos. La unión hace la fuerza, tenemos que luchar por nuestros abuelos y ya es hora de que esto cambie", explicó.

Los pensionistas y jubilados dieron por finalizada la concentración asegurando con firmeza que la lucha pacífica, democrática y participativa no cederá hasta que sus reclamos no entren en un debate público del que saquen una buena cosecha de lo que día tras día han ido sembrando a lo largo de sus vidas: "Queremos influir en las decisiones que se tomen en el Parlamento para que respondan a nuestras reivindicaciones y proponemos no votar a los partidos que no las lleven a cabo en sus programas ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios