El refugio del PP para el café de los ministros

  • Tras bromear con un policía de servicio, Zoido paró en el mismo bar en el que días antes desayunó Cospedal

Zoido conversa con María José García-Pelayo bajo la mirada del comisario en un bar cercano a la Cámara de Comercio. Zoido conversa con María José García-Pelayo bajo la mirada del comisario en un bar cercano a la Cámara de Comercio.

Zoido conversa con María José García-Pelayo bajo la mirada del comisario en un bar cercano a la Cámara de Comercio. / pascual

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, demostró ayer encontrarse a gusto en Jerez, donde estuvo arropado por numerosos compañeros del partido, que junto a responsables de las fuerzas de seguridad le acompañaron tras el acto protocolario de toma de posesión del nuevo comisario a tomar un café. A su salida de la sede de la Cámara de Comercio, en la que se celebró el acto, Zoido bromeó con un Policía de servicio, al que pidió prestada unos segundos el arma que portaba para comprobar su peso. La comitiva encabezada por el titular del Interior y el nuevo comisario dirigió sus pasos hacia el cercano bar Camino del Rocío en la calle Cádiz, precisamente el mismo establecimiento que días antes convirtieron los populares en sede improvisada durante la visita a la iglesia de Capuchinos de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Minutos después, Zoido y compañía abandonaban el bar para dirigirse escoltado hacia el lugar en el que le esperaba el coche oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios