Los regantes piden ayudas para un punto de venta directa de sus productos al consumidor

  • La ministra de Agricultura les remite a la Junta y se compromete a estudiar otros apoyos al riego

La comunidad de regantes del Guadalcacín presentó ayer en el Ministerio de Agricultura el proyecto de creación de un punto de venta directa al consumidor, iniciativa en la que llevan cuatro años trabajando para la comercialización sin intermediarios de los productos de la zona regable, básicamente hortícolas, a fin de abaratar su precio final y, de paso, que los agricultores obtengan una plusvalía para salir del "boquete" al que les ha llevado los bajos precios.

La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, instó sin embargo a los regantes a llevar su proyecto de alhóndiga, para el que solicitan ayudas para la construcción de una nave en los terrenos de su propiedad dentro del parque tecnológico agroalimentario (PTA de Jerez), ante la Junta de Andalucía, que ostenta las competencias en la materia.

Según explicó ayer el presidente de la junta de riegos del Guadalcacín, Pablo Ruiz Carmona, el proyecto requiere una inversión aproximada de dos millones de euros y responde a la necesidad de buscar un equilibrio frente a la continua subida de los productos en el mercado y la caída de los precios en origen.

"O nos transformamos o hacemos algo para seguir viviendo", señaló Ruiz Carmona, quien mostró su confianza en que se pueda sacar algo positivo de esta iniciativa, para la que "somos conscientes de la pugna que vamos a tener en un mercado fuerte, pero no tenemos otra manera de que llegue al consumidor más barato y también ganemos más los agricultores".

Los responsables de los comuneros del Guadalcacín aprovecharon el encuentro con la ministra de Agricultura, y al que asistieron acompañados por la alcaldesa, Pilar Sánchez, y el director de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa) del Sur y del Este, Manuel Ariza, para reclamar ayudas para la instalación de una planta fotovoltaíca de 20 megavatios que atienda las necesidades de la nueva red de riegos, asunto en el que la ministra se comprometió a remitir el proyecto al Ministerio de Industria para "ver la fórmula más factible para que los regantes obtengamos, de forma gratuita, la energía necesaria".

La junta directiva también hizo entrega a la titular de la cartera de Agricultura de la medalla de oro del centenario de la comunidad de regantes, que Espinosa no pudo recoger personalmente por su ausencia en los actos conmemorativos de la efeméride, al tiempo que la invitó a presidir la inauguración del regadío de última generación, proyecto que ha contado con una inversión de 70 millones de euros para la implantación de un moderno sistema de riego a la demanda bajo telecontrol que propiciará un ahorro del 30% del agua que se filtraba por la antigua red.

Precisamente, la junta directiva del Guadalcín y el responsable de la Seiasa del Sur y el Este rindieron ayer cuentas ante la ministra del estado del proyecto, cuya ejecución está ya prácticamente finalizada, a punto para la prueba de carga de la red.

Al margen del aumento de población y del empleo que se persiguen con esta actuación, los regantes informaron a la ministra de las mejoras medioambientales que se realizarán en la zona y que consisten en la recuperación y reposición de los 30 centímetros de espesor de tierra vegetal y la plantación de especies vegetales autóctonas en superficies, caminos y taludes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios