PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El recorte de los cachés

A la más que subjetiva valoración de las tarifas por actuar en un escenario se le está dando la vuelta como un calcetín. En los espectáculos de flamenco que produce la Junta de Andalucía para el Teatro Central, que giran por otras ciudades, se ha rebajado la asignación a los artistas un 47% en relación a lo que se abonaba en 2008. Cante de ida y vuelta. ¿Mucha la soldada de hace tres años o poca la de ahora? Más bien lo primero. Ejemplo de cómo se ha gastado el dinero de todos cuando en la sociedad se bailaba al son del pedid que se os dará.

Paulino Plata da las gracias a los flamencos por rebajar sus emolumentos en el mes más jondo del paro. Ellos son quienes tienen que ser agradecidos con los contribuyentes por haber cobrado durante muchos años cachés tan inflados como el precio de la telefonía móvil, la consulta de los médicos privados, la comisión de los intermediarios que enseñan viviendas en venta o alquiler, y la visita del fontanero. Los flamencos no son ni más ni menos que un botón de muestra de la mentalidad imperante en cualquier ámbito social (y cultural, pues el divismo tiene alma de caja registradora) donde se tuviera cierta capacidad de influencia para cobrar lo que venga en gana sin que rechistara el pagano... que hacía lo mismo cuando jugaba en campo propio.

La cultura nunca debe ser una coartada para que dé igual ocho que ochenta. Ángela Merkel decía ayer que en España los salarios han de subir en función de la productividad y no de la inflación. Otro gallo nos cantaría, y no el de Morón por alboreá, si todos los españoles cobraran (y dejaran de cobrar) en función de su rendimiento. Ayer se hablaba en el Teatro Central de cachés, y recordé las millonadas en los contratos de la Expo 92, con el pretexto del magno evento, para forrar los bolsillos de algunas figuras. Aquellos 14 millones de las antiguas pesetas a Adolfo Marsillach por asesorar un ciclo de seis obras de teatro español. ¡Viva la madre que parió a Rodrigo de Triana...!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios