Clinton y Sanders cruzan reproches en un tenso debate demócrata

  • La ex secretaria de Estado se encendió al aludir el senador al apoyo que tiene de las grandes fortunas

Los dos aspirantes a ser candidato del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Hillary Clinton y Bernie Sanders, se enzarzaron ayer en el debate más acalorado de lo que va de campaña, a cinco días de la importante cita electoral en New Hampshire. La de ayer fue la primera ocasión en la que la favorita Clinton y el que sin duda ha sido la sorpresa en el bando demócrata, el senador socialista por Vermont Bernie Sanders, debatieron solos en el estrado.

El cara a cara y la tensión que se vive tras el empate técnico en Iowa hizo que fuese el debate más dinámico, en el que ambos candidatos se lanzaron reproches y expusieron sin tapujos sus diferencias ideológicas y programáticas. La ex secretaria de Estado defendió la reforma sanitaria impulsada por Obama, algo que ya "es real" frente a la propuesta de Sanders de sanidad gratuita universal, la que calificó de "volver a empezar de cero con algo que no se sabe si funcionará".

Por su parte, Sanders respondió que se niega "a creer que EEUU" no puede tener una sanidad como la de otros países, donde es "un derecho" y donde se gasta "mucho menos por cabeza" que en Estados Unidos. "Estoy muy orgulloso de ser el único candidato aquí arriba que no tiene un SuperPAC (comité de acción política), eso es lo que se necesita para la revolución política", dijo Sanders, al aludir al apoyo por parte de estos grupos y de los grandes donantes que ha recibido Clinton.

"Si tiene que decir algo, dígalo. No creo que pueda encontrar en la política actual a alguien que haya recibido más ataques por parte de las grandes fortunas que yo", se quejó Clinton.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios