Maduro culpa de los disturbios a opositores que "tratan de incendiar el país"

  • Las fuerzas de seguridad disuelven, por quinta vez en diez días, una protesta antichavista

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró el domingo que los disturbios registrados en el país durante los últimos días fueron provocados por sus opositores, mientras que las fuerzas de seguridad disolvieron ayer, por quinta vez en los últimos diez días, una protesta opositora con cientos de participantes que pretendía acceder al centro de la ciudad para manifestarse en contra del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El jefe de Estado indicó durante su programa semanal de televisión que las autoridades detuvieron el sábado a "varias" personas y que éstas revelaron sus vínculos con el partido Voluntad Popular (VP), del opositor encarcelado Leopoldo López, y Primero Justicia (PJ), del ex candidato presidencial Henrique Capriles.

"Andan como locos tratando de incendiar el país" declaró el mandatario desde el occidental Estado Lara y añadió que, pese a ello, el país se encuentra en paz.

Sin embargo, llamó al pueblo chavista a movilizarse cada vez que sea necesario y a organizar "planes de defensa de la paz, barrio por barrio, avenida por avenida, calle por calle, pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, porque a Venezuela no la van a incendiar estos descocados de la derecha extremista".

Maduro también dijo estar "ansioso" de que el Poder Electoral convoque los comicios para elegir gobernadores -suspendidos en diciembre- "para darle una pela a esta gente", en alusión a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a la que llamó a "dejar las guarimbas", como llama el chavismo a las protestas violentas.

"Hoy con esta cruz bendita de palmas les pido que cesen la violencia, que hagan política para la paz. Y que retomen el proceso del diálogo", prosiguió el mandatario quien, pese al rechazo de la MUD, insiste en señalar que en el país se desarrolla un proceso de negociación política, oficialmente suspendido desde enero.

Por otro lado, la alianza opositora MUD denunció ayer en Twitter que los manifestantes fueron reprimidos por la Policía con "bombas lacrimógenas".

Los opositores comenzaron a congregarse desde las 10:00 en la plaza Brión de Chacaíto, en el este de la capital venezolana, y comenzaron a marchar hacia el oeste sin que el rumbo de la movilización fuera aclarado por sus dirigentes, al menos ante los medios de comunicación. Mientras el grueso de los participantes se mantenía alejado de los gases lacrimógenos, decenas de manifestantes, en su mayoría encapuchados, protagonizaron choques con los efectivos de la fuerza pública, constató Efe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios