Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Olmert afirma que la ofensiva israelí no se detendrá "ni por un segundo"

  • El Gobierno judío acuerda seguir adelante con los ataques aéreos y terrestres sobre Gaza pese a las críticas internacionales por el alto número de víctimas

El Gabinete del primer ministro israelí, Ehud Olmert, resolvió ayer seguir adelante con los ataques aéreos y terrestres en la Franja de Gaza, pese a las críticas internacionales por el alto número de víctimas, cien desde el miércoles.

La ofensiva, dijo Olmert al inicio de la reunión semanal del Consejo de Ministros, no se detendrá "ni por un segundo". El primer ministro responsabilizó al movimiento islámico Hamas de la situación. "Si alguien en Gaza tiene la ilusión de que aumentar el alcance de los cohetes disparados conseguirá el fin de nuestras operaciones está, simplemente, equivocado", manifestó el jefe del Ejecutivo israelí.

En los últimos días, Hamas ha ampliado el alcance de sus ataques de los 10-12 kilómetros de los conocidos cohetes Qassam a los 18-20 de los GRAD, de 122 milímetros y con una cabeza explosiva más potente. Con ellos atacó el miércoles Ashkelón, a 18 kilómetros al norte de Gaza y con una población de 100.000 habitantes.

"Más de 250.000 personas están ahora al alcance de los cohetes", se quejó el ministro de Seguridad Interior, Avi Dichter, y exigió una operación más contundente para evitar que las ciudades israelíes alrededor de Gaza queden desiertas.

Olmert insistió en que "Israel no tiene intención de cesar su lucha contra el terrorismo ni por un segundo", pero a la vez rechazó en estos momentos una operación más fuerte que la que el Ejército lanzó el miércoles y que tiene a la Franja bajo constantes ataques aéreos y, en algunas zonas, con tropas israelíes en tierra.

El primer ministro israelí reconoció que el ataque contra Ashkelón se produjo en respuesta a la muerte, en un ataque israelí horas antes, de cinco militantes de Hamas en la Franja, a los que los servicios secretos atribuían la planificación de "atentados de envergadura", entre ellos el posible secuestro de soldados.

La opción de lanzar una ofensiva aún mayor le parece más "tangible" al titular de Defensa, Ehud Barak, quien advirtió poco antes en la radio pública que Israel estudia intensificar sus ataques.

La actual ofensiva es, según las estadísticas, la más sangrienta desde 2005 y el número de muertos del sábado, 64 palestinos, el más alto en un sólo día desde la Operación Muro de Defensa en 2002, que tuvo como objetivo el territorio de Cisjordania.

Ayer se vieron en este territorio signos de protesta por los ataques en Gaza, mientras en Hebrón un adolescente palestino de 14 años murió abatido por disparos de soldados israelíes cuando se manifestaba. La Policía ha informado también de muestras populares de protesta como, por ejemplo, lanzamiento de piedras en al menos una decena de puntos de Cisjordania.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha respondido a los ataques israelíes con una suspensión momentánea de las conversaciones de paz. El líder palestino, Mahmud Abbas, debía reunirse con Olmert esta semana y el encuentro, así como los de sus equipos negociadores, ha sido aplazado hasta que concluya la ofensiva.

Por su parte, la comunidad internacional, preocupada por la situación humanitaria en la Franja y el futuro del proceso de paz, ha condenado los ataques contra civiles a los dos lados de la frontera. "Los miembros del Consejo están profundamente preocupados por la pérdida de vidas civiles en el sur de Israel y Gaza, y condenan la escalada de violencia", dice un comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU. Ese organismo decidió reunirse hoy de nuevo para abordar la situación. El secretario general, Ban Ki-Moon, consideró que los ataques israelíes son "excesivos y desproporcionados" al disparo de cohetes, que también condenó.

Por su parte, ayer llegó a la región el Alto Representante de la UE, Javier Solana, para instar a los dirigentes israelíes y palestinos al cese inmediato de la violencia. También viajará hoy hasta allí la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios