fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Segunda noche de incidentes violentos en un barrio de París

Grupos de jóvenes protagonizaron ayer nuevos disturbios en un barrio conflictivo a las afueras de París, después de los episodios de violencia de la noche del domingo tras la muerte de dos adolescentes en moto que colisionaron con un coche policial. Al menos treinta policías resultaron heridos en estos enfrentamientos.

La reanudación de los disturbios se produjo pese a los llamamientos a la calma lanzados por las autoridades y por familiares de los dos muchachos, Moushin y Larami, de 15 y 16 años .

Y también pese a que los primeros elementos de la investigación, según la Fiscalía, confirmaran la versión de los policías de que no tuvieron ninguna responsabilidad en la colisión con la moto en Villiers-Le-Bel, a unos 20 kilómetros de París.

A última hora de la tarde de ayer, decenas de jóvenes se enfrentaron con las fuerzas del orden cerca del lugar del accidente. Incendiaron varios coches, incluido uno de la policía, y cubos de basura, y arrojaron botellas y otros proyectiles contra las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos y pelotas de goma.

Por la tarde, entre 200 y 300 personas, en su mayoría adolescentes, protagonizaron una marcha silenciosa por la localidad, detrás de un cartel con fotografías de los dos muertos con el texto: "descansa en paz. Muerto el 25 de noviembre de 2007. Muerto por nada". Por su parte, las familias de los dos muchachos pidieron "que se haga justicia, en calma y serenidad". Un hombre que dijo hablar en nombre de las dos familias pidió que la investigación tenga lugar bajo la supervisión de un magistrado y que "se respeten las leyes de la República".

Las familias han escogido como abogado al mismo letrado que representó a los familiares de dos adolescentes electrocutados en octubre de 2005, cuando se refugiaron en un transformador eléctrico al creerse perseguidos por la Policía, en Clichy-sous-Bois, otro barrio conflictivo de París.

Esa doble muerte desató tres semanas de violentos disturbios, protagonizados esencialmente por bandas de jóvenes, en decenas de zonas periféricas de París y las otras grandes ciudades. En los disturbios del domingo en Villiers-Le-Bel y localidades vecinas, 40 policías resultaron heridos. Varios comercios, dos comisarías y diversas cabinas telefónicas o paradas de autobús fueron incendiados o saqueados por grupos de jóvenes.

Una doble investigación, administrativa y judicial, está en marcha para determinar exactamente las circunstancias del accidente de tráfico. Los dos muchachos, sin casco, circulaban en una moto no homologada, que apareció a bastante velocidad en un cruce, sin respetar la prioridad de paso, a la izquierda del coche policial, que avanzaba sin sirenas y que no perseguía a nadie, según los testimonios citados por la Justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios