Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

La 'gran coalición' se tambalea

  • La decisión del SPD alemán de presentar una candidata propia al cargo de presidente del país enfada a Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, lamentó la postulación de la candidatura a la presidencia de la politóloga Gesine Schwan por parte del Partido Socialdemócrata (SPD) y dijo que, con ello, sus socios de coalición se entregan en brazos del Partido de La Izquierda.

"Se trata de algo con muy poco futuro", dijo Merkel, durante un acto de la Confederación de la Industria Alemana, en el que no ocultó su disgusto ante la decisión del SPD de presentar una candidata propia a la presidencia de la nación y además sin habérselo comunicado previamente.

Merkel subrayó que el actual máximo mandatario germano, Horst Köhler, es un presidente querido por todos y dijo que Alemania debería estar contenta de que haya decidido presentarse a la reelección.

La candidatura de Schwan ha causado malestar en la gran coalición de gobierno y algunos políticos de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel incluso han planteado la necesidad de examinar la conveniencia de continuar con la alianza de gobierno en Berlín con el SPD.

Schwan sólo puede ser elegida, eventualmente y dependiendo de los resultados de las elecciones regionales de Baviera en septiembre, con los votos del Partido de La Izquierda, agrupación formada por poscomunistas y antiguos disidentes de las filas socialdemócratas.

La profesora universitaria ha admitido que quiere votos de La Izquierda, aunque a la vez dice que ese partido no es apto para formar coaliciones a nivel federal, lo que no está en juego en el caso de la elección de presidente, cargo que tiene fundamentalmente funciones protocolarias. "No hubiera aceptado ser candidata de no ser porque creo que hay una posibilidad de ser elegida. Quiero ser elegida con votos de todos los partidos, incluyendo naturalmente votos del Partido de la Izquierda", dijo Schwan al ser presentada como candidata.

Sin embargo, casi a renglón seguido, Schwan subrayó que las recetas del Partido de la Izquierda no son aptas para hacer frente a la globalización y tanto ella como el jefe del SPD, Kurt Beck, descartaron para el futuro una coalición con esa agrupación que reúne a poscomunistas y disidentes socialdemócratas a nivel federal.

"Las posiciones de La Izquierda están muy lejos de poder convertir a ese partido en un posible aliado del SPD a nivel federal", dijo Schwan.

Beck, por su parte, se refirió al rechazo de La Izquierda al Tratado de Lisboa y subrayó que eso era una muestra más de que la agrupación, liderada por el poscomunista Gregor Gysi y el ex-socialdemócrata Oskar Lafontaine, no es apta para gobernar.

No obstante, Schwan matizó su postura ante La Izquierda y empezó haciendo un análisis de la agrupación, que considera resultado de la reunificación y la globalización y sostuvo que en ella hay distintas corrientes que hay que diferenciar.

La CDU y sus socios bávaros de la CSU acusa al SPD de estar preparando, con la candidatura de Schwan, una alianza con La Izquierda.

Tanto Schwan como Beck trataron de hacer frente a esa impresión, pero la petición a las claras de los votos de La Izquierda es algo que sin duda se les echará en cara los próximos meses.

Ha habido líderes cristianodemócratas, como el primer ministro del Sarre, Peter Müller, que incluso sostienen la conveniencia de reflexionar de manera inmediata sobre la continuidad de la gran coalición.

El primer ministro de Hesse, Roland Koch, también considera que la postulación de Schwan dificulta el trabajo de la coalición, pero no se plantea su ruptura de inmediato.

La Asamblea Federal se reunirá para votar el 23 de mayo de 2009 y de momento la CDU/CSU y el FDP -que también ha anunciado su apoyo a Köhler- todavía tienen mayoría aunque las cosas podrían cambiar con las elecciones regionales de Baviera en septiembre, si la CSU, que no ha resuelto definitivamente la crisis interna, tiene grandes pérdidas.

La Asamblea Federal está formada por los 612 diputados del parlamento federal (Bundestag) y otros 612 delegados que son elegidos por los parlamentos regionales.

Cuatro meses después de la elección del presidente federal, concretamente en septiembre de 2009, se celebrarán elecciones generales en la República Federal.

En Alemania, el cargo de presidente es visto como algo por encima de los partidos y la CDU/CSU, al igual que el FDP, considera que el SPD puede hacer mucho daño al cargo si abre una campaña en contra de Köhler.

La Izquierda, por su parte, no descarta votar por Schwan en la Asamblea Federal pero se reserva la posibilidad de presentar una candidatura propia, lo que sin duda facilitaría la reelección de Köhler en su puesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios