La muerte de cuatro soldados de EEUU hace de 2009 el año más sangriento desde la invasión

  • Un atentado con coche-bomba deja al menos 30 fallecidos y más de 50 heridos en Kandahar

Cuatro soldados estadounidenses murieron ayer al estallar una bomba colocada al paso de su vehículo en el sur de Afganistán. Con ellos, son ya 295 los soldados extranjeros muertos en el país en lo que va de año, con lo que 2009 se convierte en el más trágico para las fuerzas internacionales desplegadas en el país desde la invasión estadounidense que derribó el régimen talibán a finales del año 2001.

Según informó la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF), los cuatro soldados estadounidenses fallecieron al estallar una bomba colocada en la carretera al paso de su convoy. El atentado ha tenido lugar en el sur del país, donde las tropas estadounidenses y británicas están inmersas en una gran ofensiva contra los insurgentes talibanes.

Mientras tanto, al menos 30 personas murieron ayer y más de 50 resultaron heridas a causa del estallido de una carga explosiva que tenía por objetivo un organismo de cooperación canadiense en la ciudad afgana meridional de Kandahar, informó una fuente oficial.

El portavoz del gobernador provincial de Kandahar, Zelmay Ayoubi, explicó que el ataque pudo haber sido perpetrado con un coche-bomba, extremo que no fue confirmado.

Según Ayoubi, como consecuencia de la deflagración varias viviendas quedaron completamente destruidas.

Anteriormente, un testigo informó de que una fuerte explosión se había producido cerca de las oficinas de los servicios de inteligencia afganos en Kandahar.

Los talibanes tienen sus feudos más importantes en las provincias meridionales de Kandahar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios