La oposición siria rechaza la tregua pactada por Estados Unidos y Rusia

  • Los aliados de Al Asad tampoco ven posible el alto el fuego anunciado en Múnich para la próxima semana

Los distintos protagonistas sirios del conflicto que vive el país desde hace un lustro ven complicada la aplicación del acuerdo alcanzado en Múnich por Estados Unidos y Rusia, para un alto el fuego en el plazo de una semana en el país árabe, debido a la disparidad de intereses y situaciones sobre el terreno. El Gobierno de Damasco aún no ha reaccionado oficialmente al anuncio hecho por Washington y Moscú de que han pactado un cese de las hostilidades y un aumento de la ayuda humanitaria en Siria.

Sin embargo, el gobernador de la provincia central de Homs, Talal al Barazi, consideró ayer que en esta región no es posible un alto el fuego a grandes rasgos. "Es una decisión que depende de nuestro liderazgo, pero en Homs no lo veo viable porque, por un lado, tenemos en el este al Estado Islámico, que es una organización que quedaría fuera de ese marco", explicó. Por otra parte, en el norte de la provincia actúa el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, "que también estaría fuera del arreglo", destacó Al Barazi.

En el bando opositor tampoco ven que un alto el fuego sea viable. El vicepresidente de la opositora Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), George Sabra, rechazó hablar de un cese de la violencia hasta que no haya primero un diálogo y una transición política en el país árabe. "El alto el fuego debe estar vinculado al proceso de negociaciones y a una transición política, no puede venir antes", dijo Sabra, quien subrayó, además, que primero debe entrar la ayuda humanitaria a las áreas asediadas en Siria.

El arreglo ruso-estadounidense llegó tras más de seis horas de negociaciones del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, en el que participan esos dos países, además de Turquía, Irán, Arabia Saudí, Qatar, Egipto, Francia, Alemania y el Reino Unido. El encuentro de ese grupo se celebró tras la suspensión hasta el 25 de febrero de las conversaciones de paz indirectas en Ginebra entre el régimen y la oposición siria.

Sabra advirtió que la CSN no regresará el próximo día 25 a la ciudad suiza a menos que se cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU referidas al acceso de ayuda humanitaria a las zonas asediadas y al fin de los ataques indiscriminados contra los civiles.

Asimismo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, saludó el alto el fuego, pero advirtió en contra de un exceso de optimismo. "En el pasado ya hemos visto que los altos del fuego no siempre se han respetado", dijo ayer en Múnich.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios