Don Quijote se 'embarca' en una aventura marinera

  • El empresario Jesús Medina publica una obra en la que cuenta "con humor" sus 40 años de pasión por la navegación

Comentarios 3

Las bodegas Williams&Humbert vivieron ayer, sin duda, un acto muy peculiar: la botadura de un libro. Fue la de 'Don Quijote de la Lancha' (Entrelíneas Editores) obra del capitán de yate y escritor Jesús Medina. Un acto de presentación en el que el autor, que es además presidente de la Cámara de Comercio de Jerez y uno de los fundadores de la firma vinatera, estuvo acompañado por numerosos amigos, familiares, compañeros de profesión y amantes de la mar.

La obra consta de una serie de relatos plagados de anécdotas de los 40 años como navegante de Jesús, solo, en familia o con amigos. La compra del primer barco, la primera salida al mar, la gran travesía... "También se detallan los errores de los comienzos, de aquellos principios en este mundo, porque aunque los títulos sirven para mucho, como se aprende de verdad aquí es cometiendo esos errores, como nos pasa a todos en la vida", asegura Medina.

El libro, que fue presentado por su hija Cristina, que tuvo unas palabras muy cariñosas hacia su padre, y el editor, Carmelo Segura, está escrito en clave de humor, "con el objetivo -apunta el escritor- de reírnos de nosotros mismos. Nace de las anotaciones que he ido haciendo a lo largo de mi vida en mi cuaderno de navegación. Un día lo escribí para la familia para que lo tuvieran como recuerdo y gustó tanto que al final se publicó, y ya vamos por la segunda edición".

Y de tantas equivocaciones lo que aprendió Jesús, 'El Capi' para sus nietos, es que "la mar es un entorno muy bonito. Animo a las personas a que lo descubran, pero es un deporte de riesgo en el que hay que tener mucha prudencia y algo de miedo".

En las más de 200 páginas, Jesús cuenta anécdotas, sucesos, que ha vivido en la mar en primera persona, "y que creo que no le han ocurrido a nadie (ríe), porque quizás yo he sido un navegante torpe y me ha costado aprender más que a otros (vuelve a reír)". Y pone como ejemplo algo que todavía le causa vergüenza relatar, y es que "una vez, sin darme cuenta, me llevé el fondeo, sin cortar el cabo, hasta Cádiz, y creo que ha sido una experiencia única en la Bahía". Y a través del humor trata su autor de derribar mitos como que la navegación es elitista, "y esta afición no tiene nada de eso, ya que un coche hoy te puede costar más caro que un barco pequeño, porque no hace falta uno tan grande para salir a navegar. Además, te ahorras dinero en hoteles y restaurantes (ríe)".

Han sido cuatro décadas en las que Medina ha visto de todo y durante las cuales ha alcanzado el Cabo de San Vicente, "ya que voy en barco de motor, que no tiene la misma autonomía que un velero. Aunque yo he navegado en barcos de motor, de vela, de pesca, de la armada, invitado... El Estrecho de Gibraltar lo he atravesado un centenar de veces, y no es tan fiero como lo pintan. Aunque mi sueño sería atravesar el Atlántico a vela". Jesús, sus dos hermanos, su hijos..., el amor por la navegación corre por las venas de esta familia.

Las ilustraciones han sido realizadas por Jesús Medina jr y Jesús Medina III. Un libro para todos los públicos, entendidos o no, un estímulo para acercarse a la mar, haga o no, temporal, "porque aquí no pretendo dar lecciones, para eso ya están los libros serios de navegación", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios