Jorge Benavides gana el Unicaja de Novela con una historia de intriga

  • El escritor peruano se hace con el premio que lleva el nombre de Fernando Quiñones por 'El asesinato de Laura Olivo'

De izquierda a derecha, Valeria Ciompi, Nadia Consolani, Braulio Medel, José María González y Salvador Puerto en el Centro Unicaja de Cultura. De izquierda a derecha, Valeria Ciompi, Nadia Consolani, Braulio Medel, José María González y Salvador Puerto en el Centro Unicaja de Cultura.

De izquierda a derecha, Valeria Ciompi, Nadia Consolani, Braulio Medel, José María González y Salvador Puerto en el Centro Unicaja de Cultura. / germán mesa

La XIX edición del Premio Unicaja de Novela ya tiene vencedor. El escritor peruano Jorge Eduardo Benavides se alzó ayer con el galardón que lleva por nombre el del autor gaditano Fernando Quiñones con su novela El asesinato de Laura Olivo, una historia de intriga que se desarrolla en Madrid y que será publicada por Alianza Editorial. Fiel a la tradición, el jurado emitió su veredicto en el Centro Unicaja de Cultura de Cádiz un 17 de noviembre, fecha en la que falleció el autor de La canción del pirata. De su muerte se cumplirán veinte años en 2018, y el presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel, anunció para esa próxima edición que la dotación del premio aumentará de los 20.000 euros actuales hasta los 30.000.

El asesinato de Laura Olivoresultó elegida entre los 176 manuscritos presentados a un premio consolidado ya en el panorama literario. En esta ocasión, el jurado se decantó por una novela de intriga "muy bien sostenida en el canon clásico de la novela negra, que sitúa al lector en un punto de vista desconocido del mundo literario, donde se entremezcla la parodia y la crítica".

Colorado Larrazabal, un ex policía peruano exiliado en España para huir de las mafias de su país, es el protagonista de una novela con tramas y subtramas que, a juicio del jurado, "revelan el gran oficio del autor premiado".

Junto a Braulio Medel como presidente de la fundación bancaria, e impulsor en su día de la creación de este premio literario, estuvieron en el acto José María González, alcalde de Cádiz; Salvador Puerto, diputado provincial de Cultura; Valeria Ciompi, directora de Alianza Editorial, y Nadia Consolani, viuda de Fernando Quiñones.

La figura humana, literaria, y también la gaditana y caletera, del escritor que da nombre al premio de Unicaja reinó en un acto escasamente académico en el que sus anécdotas, sobre todo las relatadas por Nadia Consolani, provocaron la sonrisa de los asistentes y evocaron aquella presencia, entre socarrona y amable, del desaparecido escritor al que tanto debe Cádiz.

Todos los asistentes recordaron de una u otra manera a Quiñones y felicitaron a Unicaja y a Alianza Editorial por el mantenimiento del premio a lo largo de casi dos décadas y por la acertada decisión de aumentar su cuantía económica, lo que la propia Nadia Consolani definió como "un regalo muy grande, un regalo enorme".

El jurado del premio ha estado compuesto por el responsable del área de Actuaciones Socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz Zayas; la escritora y ganadora de la anterior edición del galardón, Eva Losada, y el escritor Antonio Rodríguez Almodóvar, además de por Nadia Consolani y Valeria Ciompi, que defendió la "limpieza" del premio y la seria y profesional deliberación: "En el jurado del Premio Fernando Quiñones se habla de literatura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios