Lawrence Kasdan, Don Creique y Don Penseque

Comedia dramática, EEUU, 2012, 103 min. Dirección: Lawrence Kasdan. Intérpretes: Diane Keaton, Kevin Kline, Richard Jenkins, Dianne Wiest, Sam Shepard, Elisabeth Moss.

No es que Lawrence Kasdan haya ido cayendo poco a poco desde un cine interesante y creativo hasta otro anodino y cursi, sino que nunca estuvo arriba. Kasdan no ha caído: está sólo un poquito más abajo de donde realmente ha estado siempre. Fuimos nosotros quienes lo pusimos en un lugar que no le correspondía. Eufóricos por el renacimiento del cine americano, tan contentos ante la redefinición de los géneros clásicos -especialmente del negro- y borrachos de descubrimientos tras años de penurias, críticos y público otorgamos a Kasdan un estatus de creador que le venía grande. Desde hace bastantes años lo vemos como es, agotada la pequeña reserva de talento que le permitió engañarse y hacer que nos engañáramos. Vistas hoy hasta sus dos mejores películas -Fuego en el cuerpo y Reencuentro- son tediosas e impostadas.

Hay que decir en nuestro descargo que empezaban los 80 -la primera era del 81 y la segunda del 83- y veníamos de la década prodigiosa en la que un año sí y otro también surgía un genio y explotaba una obra maestra: The Last Picture Show en el 71, El Padrino en el 72, American Graffiti en el 73, Chinatown en el 74, Tiburón en el 75, Taxi Driver en el 76, La guerra de las Galaxias en el 77, El cazador en el 78, Manhattan en el 79, Toro salvaje en el 80… Compréndalo: un día se reinventaba el cine negro, otro la comedia, otro más el de bichos, al siguiente la ciencia-ficción de antenitas y marcianos… Cuando en 1981 nos llegó Fuego en el cuerpo, tan maravillosamente envuelta en la música de John Barry, primera realización del que había sido guionista de Lucas y Spielberg, creímos que… Y cuando dos años después nos llegó Reencuentro con sus grandes interpretaciones, pensamos que… Y nos pasó lo de "Don Creique y Don Penseque, primos de Don Tonteque".

Desde 1991 -Grand Canyon- Kasdan no ha vuelto a rodar nada interesante. Es más, casi no ha vuelto a rodar: cinco películas en 20 años. Y entre lo peorcito que ha realizado destaca esta cursilada interpretada por dos actores aceptables cuando les sujetan bien las bridas, pero insoportables cuando les dejan desbocarse: Diane Keaton y Kevin Kline. Aquí -¡horror!- ambos están dispuestos a dar eso que suele llamarse un recital interpretativo: ajuste de cuentas entre una pareja madura/pasada a propósito de un incidente con perrito. Imposible saber quién hace más daño a quién, si Kasdan a sus actores poniéndolos en esta boba historia escrita por él y su mujer, o si la Keaton y Kline a Kasdan empeorándolo todo con sus morisquetas. No valía la pena romper nueve años de silencio para decir esta nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios