Luz verde al canon digital

  • El Gobierno logra reunir apoyos para tumbar la enmienda aprobada en el Senado que pretendía eliminar las tasas

Después de una semana instalado en el centro del debate político, el canon digital, la tasa que grava los sistemas de soporte para reproducir, grabar o almacenar contenidos culturales, sobrevivió ayer tras su paso por el Congreso. De momento, porque el debate no parece estar cerrado y el propio presidente del PP, Mariano Rajoy, anunciaba en su web otra promesa electoral, la eliminación del canon si su formación gana las elecciones generales de marzo.

El portavoz socialista, Diego López Garrido, tachó esta actitud de "oportunista". Entretanto, el Gobierno logró reunir los apoyos parlamentarios necesarios para rechazar la enmienda aprobada en el Senado e incluida en la Ley de Sociedad de la Información que emplazaba al Ejecutivo a eliminar, en el plazo de un año, este gravamen.

Esa enmienda, que propuso Entesa Catalana de Progrés y apoyó el PP -primero lo achacó a un error en la votación; luego Rajoy dijo aquello de que es "inaceptable pagar por ser sospechoso"- instaba al Gobierno a buscar "fórmulas alternativas" para proteger los derechos de autor y la propiedad intelectual.

Pese al apoyo del PP y de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV), la enmienda fue rechazada gracias a los votos en contra del PSOE, Chunta Aragonesista, CiU e IU (176 votos) y a las abstenciones del BNG, PNV y ERC (22). López Garrido (PSOE) defendió el canon como un "elemento fundamental" de protección de los autores y "la actualización del antiguo derecho a la propiedad intelectual". Similares argumentos utilizaron las principales entidades de gestión, con la SGAE a la cabeza. Pedro Farré, de esta última, habló de un canon que contribuye al "desarrollo cultural" de España y se quejó de la "feroz" campaña en su contra.

López Garrido acusó además al PP de "vampirizar" la propuesta de Entesa con fines electoralistas; y el principal partido de la oposición replicó que la medida es "anticuada, medieval y anacrónica". Pero al margen de la acostumbrada refriega política, hubo comentarios significativos. Jordi Vilajoana, de CiU, defendió la utilidad del canon, aunque reconoció que el Gobierno debería "auditar a las sociedades que lo gestionan y aumentar su transparencia", acusación pertinaz en el caso de la SGAE. En el mismo sentido se pronunció la diputada de IU-ICV Isaura Navarro, que consideró "indiscriminada" esta tasa, que, en cualquier caso, puntualizó, no debería ser gestionada por una institución privada como la SGAE, sino por una pública. Por parte del PP, José Ignacio defendió una "justa retribución de los autores", pero agregó que el canon digital no debería aplicarse "con procedimientos injustos para la sociedad", puesto que es "inaceptable", dijo.

El nacionalista gallego Francisco Rodríguez exigió que este tema se plantee en otro momento -sin las elecciones tan presentes ya- y "sin presión ni demagogia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios