'Nothing but the best'recopila los mejores temas de Frank Sinatra

  • El disco, acompañado por un DVD y publicado con motivo del décimo aniversario del fallecimiento del cantante y actor, llegará a las tiendas el 14 de mayo

Nothing but the best, una nueva recopilación con parte del legado musical de Frank Sinatra, llega ahora a España coincidiendo con el décimo aniversario de su muerte y explica la leyenda del cantante, "cuyo único secreto estaba en las canciones, su voz y su honestidad", asegura su hija Nancy.

"Eso es lo que contaba en definitiva. Tenía un gran juicio y un estupendo gusto musical. Él decidía qué canciones cantar, quién las componía o qué llevar mientras las interpretaba", asegura Nancy Sinatra, para quien "la honestidad era la principal virtud del hombre que estaba detrás de la estrella".

Aunque esa virtud tenía doble filo. "Debías tener cuidado con lo que le preguntabas porque siempre contestaba la verdad sin paliativos", asevera.

El lanzamiento en España el próximo 14 de mayo del CD y DVD Nothing but the best (Warner) recupera, diez años después de su muerte, al hombre que dio relevancia social y artística a la figura del crooner, el mismo que en la actualidad aparece en los sellos estadounidenses y que "como padre siempre estuvo cerca, a una llamada de teléfono de distancia", apunta Nancy Sinatra.

Esta nueva recopilación reúne un total de 22 canciones e incluye un concierto grabado en Londres en 1971, con los que se ofrece un amplio recorrido por una carrera protagonizada por un cancionero perfeccionado por los arreglos de músicos como Billy May, Nelson Riddle o Quincy Jones.

Fly me to the moon, My way o New York, New York son elecciones evidentes para Nothing but the best, recopilatorio que incluye una versión inédita de Body and soul o una de las canciones favoritas del actor y cantante, Bewitched, pero obvia otros clásicos, I've got you under my skin, Wichtcraft o All the way, entre ellos, por pertenecer a otra discográfica, barrunta su hija.

Fue junto a su amor de juventud, Nancy, su primera esposa y madre de sus tres hijos, cuando en 1933 Frank Sinatra decidió convertirse en la mayor estrella de la música al ver actuar en directo a Bing Crosby. Años después lo consiguió, para muchos gracias a sus conexiones con la mafia.

"Con el éxito se excitaba como un niño. Pero estaba empeñado en demostrar su calidad como actor. El Oscar -por su papel secundario en De aquí a la eternidad- diluyó buena parte de sus frustraciones", recuerda la cantante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios