La Ópera Checa de Praga trae la obra "El holandés errante" al Villamarta

  • El coliseo jerezano programa hoy su primer título de Wagner, cuyo argumento se basa en una leyenda sobre fantasmas

Comentarios 1

La leyenda del encuentro de unos marinos con un judío errante a bordo de un buque fantasmal sirvió a Richard Wagner para componer uno de los títulos líricos de más éxito de su producción: 'El holandés errante', que se pondrá en escena hoy viernes día 12 en el Teatro Villamarta, dentro de su Temporada Lírica. Se trata de la primera ópera wagneriana que se ofrece en el coliseo jerezano desde su reapertura en noviembre de 1996.

La producción que podrá verse en Jerez lleva la firma de la Ópera Checa de Praga, en colaboración con la Ópera de Usti nad Labem. La orquesta y el coro pertenece también a la Ópera Checa de Praga y su dirección musical corresponde a Norbert Baxa. La propuesta escénica es obra de Martin Otava, que sitúa la acción en el siglo XVIII.

En este contexto histórico, el argumento se desarrolla en las costas de Noruega y narra el encuentro de unos marineros con un misterioso buque, con las velas de color de sangre, en el que viaja un personaje espectral: el holandés errante, un navegante perseguido por una maldición y condenado a navegar sin reposo con la muerte. Cada siete años se le concede la posibilidad de bajar a tierra en busca de un amor puro que lo salve. Daland, capitán de la nave noruega, se lleva a casa al holandés, del que Senta, su hija, se enamora.

El papel protagonista del Holandés será interpretado por el barítono Adam Wozniak. Senta, su amada, será encarnado por la soprano Annette Yasmin Glaser. El resto del reparto artístico lo componen Ivaylo Guberov (como Daland), Nikolai Vishniakov (Erik), Vera Pachová (como nodriza Mary) y Robert Remesilnik (Timonel).

'El holandés errante" está dividida en tres actos y fue estrenada el 2 de enero de 1843 en el Teatro de la Ópera de Dresde. El libreto, además de la música, pertenece a Richard Wagner. Para ello, el músico se basó en 'Memoria del señor de Schnabelewopshi' de Herinch Meine.

La recuperación de esta leyenda está relacionada con una experiencia personal del compositor alemán. Y es que, en un viaje marítimo hacia Londres, Wagner sufrió los rigores de una tempestad con la aparición y desaparición de un barco que navegaba junto al suyo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios