Ovación para los hermanos Dardenne y Marion Cotillard

  • Los cineastas belgas presentan en Cannes 'Deux jours, une nuit', un alegato a la solidaridad

Los hermanos Dardenne ya tienen dos Palmas de Oro y varios premios más del Festival de Cannes, pero nunca fallan. Deux jours, une nuit, un alegato por la solidaridad, fue ayer ovacionado en el certamen francés, donde también la japonesa Naomi Kasawe tuvo una muy buena acogida con Fatatsume No Mado, una película de coproducción española.

Los belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne suelen trabajar con actores no profesionales, pero conocieron el trabajo de Cotillard como productores de De rouille et d'os, de Jacques Audiard, y pensaron en ella para esta historia sobre una mujer enferma de depresión que, cuando está por reincorporarse al trabajo, se entera de que su jefe ha colocado a sus compañeros ante el dilema de elegir entre despedir a su compañera o cobrar la prima de la empresa. La mayoría opta por el dinero. Su marido (Fabrizio Rongione) la alienta y la ayuda para que ella hable con cada uno de sus compañeros de la fábrica a fin de hacerles cambiar de opinión y no ceder ante el perverso chantaje.

"La crisis económica no fomenta la solidaridad. Siempre he creído que la solidaridad es algo que hay que construir, que no se da de forma natural", explicó Luc Dardenne, a lo que agregó que "no fue fácil mostrar la solidaridad. La solidaridad es una suerte de compromiso moral, de decisión moral. Todavía se puede mostrar solidaridad hoy como se ve en la película".

Según precisó Jean-Pierre, intentaron "mostrar la solidaridad que el personaje de Cotillard experimenta y cómo a través del apoyo de su marido puede cambiar la vida de esta mujer". "Los Dardenne convierten historias mínimas en algo fascinante", resumió Cotillard el trabajo de los hermanos sexagenarios, cuyo cine próximo al documental ya ha recogido casi todos los premios en Cannes. Rosetta (1999) se llevó la Palma de Oro en 1997 y repitieron con L'enfant (2005); El silencio de Lorna (2008) levantó el premio al mejor guión y Le gamin au vélo (2011), el Gran Premio del Jurado.

"Me encantan las películas de los Dardenne", señaló Cotillard, y añadió que "estoy sorprendida por su precisión y lo exigentes que son. Cuando ves las películas y entiendes algo de cine, sabes cuánto trabajo hay detrás". A lo largo de su carrera se ha metido en la piel de varias mujeres con importantes obstáculos a superar: "Me encantan los papeles complejos". "Yo veo esas mujeres que están luchando por sobrevivir y descubren cosas en ellas que no tenían. Y eso es lo que me interesa del ser humano. Aprendo mucho de la gente que supera obstáculos", explicó esta hija de actores, que se hizo con el Oscar dando vida a la cantante Edith Piaf (La vie en rose).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios