La ciudad de la historia por Eugenio J. Vega Geán y Fco. Antonio García Romero

Paseo de Alfonso X 'El Sabio' por Jerez

AHORA que se acerca el 750 aniversario de la toma (1) de Jerez por Alfonso X, rey de Castilla, quiero conmemorar (2), recordar a este personaje. Más exactamente recordar una representación en piedra de él que se encuentra en el interior del Alcázar jerezano.

De Santo Domingo al interior del Alcázar; de aquí al exterior en calle Puerto; luego a la Puerta Nueva y otra vez al interior del Alcázar. Está aquí dentro recluido para evitar la agresión de sus enemigos actuales, que no son otros que aquellos energúmenos que estuvieron partiéndole la cara y una mano mientras estuvo fuera. Antes de su reclusión forzosa estuvo en la Puerta Nueva, delante de la calle Chancillería, donde fue colocado en 1986. Es curioso, lo habían trasladado aquí porque en su domicilio anterior, delante del torreón ochavado del Alcázar por su parte exterior, también sufrió la agresión de esos elementos de manos ligeras y cerebro lento. A los pies del torreón fue colocado en 1964, como uno de los actos 'conmemorativos' del 700 aniversario de la 'reconquista' (3) de la ciudad.

A Francisco Pinto Berraquero, como cirujano del arte, se le encargó que se llevara el cuerpo de Alfonso X a su quirófano-taller en calle Sol y le pusiera una cabeza nueva. Más adelante tuvo que hacerle varias rinoplastias y ejercer de traumatólogo real, ya que le colocó la mano derecha con su cetro en numerosas ocasiones. El que os habla presenció algunas de esas operaciones (sin desmayarse) cuando trabajaba como aprendiz en su taller. En esos momentos, no solo esculpía la cabeza real sino que también modelaba un cuerpo de barro al que cada día le iba añadiendo una parte: hoy un brazo, mañana una mano, pasado mañana un rostro barbilampiño…, de manera que una vez armadas todas las partes formó la de Dios es… Cristo, "perdón"…, por la expresión.

Antes de que sacaran a pasear al rey castellano por la zona de calle Puerto y por la de la Puerta Nueva, ya había pasado una larga temporada en el interior del Alcázar. Así que ahora vuelve a estar en ese domicilio que, por cierto, no es el primero que tuvo. Parece ser que su vivienda inicial fue la portada de Santo Domingo. Sebastián Marocho, gracias a su afición a escribir diariamente, nos informa de la estatua en 1741: "Se puso el busto del Rey Don Alonso en la Portada nueva de Santo Domingo, que llaman de los Pobres". José Soto y Molina, en 1919, añadió en una nota:

"Esta estatua es la misma que hoy se halla colocada en uno de los patios del Alcázar, á donde se trasladó hace algunos años. En las jambas de la puerta aún puede leerse grabada la inscripción que con tal motivo se puso: 'Dominicana familia magnis beneficiís a Rege Alphonso X cumulata quibus repetundis imparem esse recognoscentem gratitudinem suam hoc monimentum testatan esse voluit'" (4). He aquí la traducción:

La orden dominica, (tras haber sido) colmada de grandes beneficios por el rey Alfonso X, quiso que su gratitud, que reconoce ser inferior a lo recibido (que reconoce no estar proporcionada a lo que se le puede reclamar), quedará atestiguada por esta inscripción conmemorativa.

Lo cierto es que en el dintel de la puerta que da acceso al claustro de Santo Domingo podemos leer desde la calle una versión más reducida de esa inscripción:

"DOMINICANA FAMILIA MAGNIS BENEFICIJS A REGE ALPHONSO DECIMO CVMVLATA GRATITVDINEM SVAM HOC MONIMENTO TESTATAM ESSE VOLVIT

AÑO D 1741"

En castellano tendríamos: La orden dominica, (tras haber sido) colmada de grandes beneficios por el rey Alfonso X, quiso que su gratitud quedara atestiguada por esta inscripción conmemorativa (5).

Con motivo de la proclamación de Carlos IV como rey de España se celebraron en nuestra ciudad una serie de festejos desde el 25 al 28 de agosto de 1789. Toda la ciudad fue engalanada con una espléndida muestra de arquitectura efímera. La Colegial fue decorada en toda su estructura con más de tres mil luces, y lo mismo se hizo en las demás parroquias, en los hospitales y en los conventos. De estos últimos el que más destacaba era

"El Real Sto. Domingo, cuyos Ilustres Hijos, como de un Padre tan Noble, tan Santo y tan Español, habían iluminado con mucho primor la portada de su Iglesia, y principal portería; sobre la qual se halla la hermosa estàtua de su fundador el Sabio Rey Don Alonso, que adornaron marabillosamente, bajo dosel de terciopelo" (6).

En la segunda parte de este artículo seguiremos con el paseo de Alfonso por Jerez de la mano de Joaquín Portillo, Rodrigo de Molina, Juan de la Lastra o Hipólito Sancho de Sopranis.

NOTAS

1. "Conquista u ocupación por la fuerza de una plaza o ciudad". Segunda acepción, según el Diccionario de la lengua española, edición de 2001.

2. "Hacer memoria", es decir, recordar; solo recordar. Sigo con el Diccionario de la lengua española, edición de 2001.

3. En este caso las palabras "conmemorativos" y "reconquista" las tomo del programa oficial publicado en La Voz del Sur, 6 de octubre de 1964, pp. 1 y 5.

4. MAROCHO, Sebastián, Cosas notables ocurridas en Xerez de la Frontera desde 1647 a 1729, transcripción y notas de José Soto y Molina, Larache, Sociedad de Estudios Históricos Jerezanos y Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, 1939, pp. 39 y 49. El latín tiene errores,

5. Agradecimientos a Francisco Antonio García Romero por las dos traducciones del latín.

6. No lo he copiado mal. Es que he respetado la ortografía original. Descripcion analítica, de las magníficas funciones que hizo la M.N. y M.L. Ciudad de Xerez de la Frontera (…) con el plausible motivo de la real proclamacion y exaltacion al trono, de nuestro augustisimo Monarca, el Señor Don Carlos IV (…), Jerez, Luis de Luque y Leyva, impresor, 1790, p. 18. A partir de esta impresión, Isabel García-Pérez publicó un artículo en El Guadalete del 13 de noviembre de 1927, p. 1.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios