CINE

Romance, aventura, exotismo y guerra

  • Mañana día de Navidad se estrena 'Australia', que recupera los viejos filmes épicos de la mano del barroco director Baz Luhrmann con la ayuda de sus compatriotas Nicole Kidman y Hugh Jackman

Hubo tiempos más míticos para el cine en los que las Navidades se utilizaban para estrenar lo que entonces se llamaban "peliculones". Filmes largos, llenos de estrellas y con historias épicas "más grandes que la vida", destinados a perdurar en la memoria colectiva y a llenar en el futuro las tardes festivas televisivas para cubrir programación. Durante muchos años, el hueco navideño ha sido cubierto por filmes fantásticos y demás modas, pero en este 2008 Australia viene a recuperar tan noble tradición. Amor, romance, paisajes exóticos, Nicole Kidman y Hugh Jackman y, como guinda, la Segunda Guerra Mundial distorsionando la vida de los protagonistas.

Y no es de extrañar esta reivindicación de nuestros antípodas dado el peso que los australianos y neozelandeses en el Hollywood actual. No sólo los protagonistas son de allí (junto con otros pioneros del desembarco australiano como Bryan Brown o Jack Thompson), sino su director y guionista, el visionario Baz Lurhman, que parte de una historia original que escribió hace tiempo. Después de colaborar con Nicole Kidman en Moulin Rouge el cineasta sonó como responsable de un proyecto sobre Alejandro Magno, pero el fracaso del film que sobre el mismo tema rodó Oliver Stone lo mandó al limbo. Durante mucho tiempo Luhrmann ha preparado este film épico con sabor de drama antiguo. Para el director era un proyecto muy personal por muchos motivos. Se crío en una granja australiana y creció viendo películas musicales y épicas, que eran las favoritas de su madre, algo que marcó su carrera posterior. Ya recreó a su manera el género de las canciones y los bailes en la desenfrenada Moulin Rouge y ahora habrá que ver si su visión de los dramas románticos sigue ese camino o es más ortodoxo.

Según parece, Nicole Kidman aceptó el papel sin leer el guión, consciente de que Luhrmann le propició una nominación al Oscar por Moulin Rouge. La actriz quiere sacudirse con Australia la mala racha de sus últimas películas, que han fracasado estrepitosamente en taquilla y han puesto la carrera de una de las mejores intérpretes de los últimos años en serio peligro. Ella fue la que convenció a Hugh Jackman, el lobezno de la serie de los X-Men, para que lo acompañará en el reparto. A ambos la película les dio la opción de conocer a su país natal mejor de lo que sabían de él, pues por exigencias del guión tuvieron que meterse en la Australia profunda de los desiertos del interior de la gigantesca isla.

La historia, que recuerda a La reina de África, nos presenta a una lady inglesa cuya vida no es feliz. Está casada sin hijos y su marido se dedica a cultivar sus posesiones en Australia. Decidida a arreglar las cosas, y sospechando que su marido le engaña, se traslada al quinto continente. Pero desembarcada allí tiene que atravesar los peligrosos territorios del norte para llegar a Darwin, donde se halla el objetivo de su búsqueda. No le queda más remedio a su pesar que contratar como guía a un desastrado personaje llamado "El arriero", con el que choca inmediatamente a pesar de que se necesitan. Claro que el guía tiene un doloroso secreto, pues su esposa, aborigen, murió de tuberculosis al no ser bien atendida dada su naturaleza indígena. Cuando llegan a su destino, la aristócrata descubre que hay una conspiración entre el administrador y un rico hombre de la zona para quedarse con el rancho. En todo esto los japoneses atacan Pearl Harbour, y posteriormente bombardean la propia Darwin, lo que trastoca la vida de todos ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios