"La obra en la Sagrada Familia es una forma de construir la humanidad"

  • El artista japonés, que lleva 33 años trabajando en el monumento de Barcelona, visita hoy el Obispado, a las ocho de la tarde, con su conferencia 'Aprender de Gaudí para enfrentarse al Tercer Milenio'

Llegó en 1978 a Barcelona de visita y la Sagrada Familia le cautivó. Pidió trabajo como escultor y ya van para 33 años. Es autor además de destacadas obras del monumento. Su fascinación por la vida y obra de Gaudí le ha llevado, y le lleva, por todo el mundo. A través de sus conferencias acerca la figura del artista catalán al resto de la humanidad. Sotoo considera que la creación artística del arquitecto Antoni Gaudí está inspirada en tres grandes regalos de Dios: la Creación, la Palabra y la Liturgia. Hoy estará en Jerez, en el Obispado, a las ocho de la tarde, con su charla 'Aprender de Gaudí para enfrentarse al Tercer Milenio'.

-¿Por qué Gaudí ha marcado tanto su vida?

-Porque dicen que Gaudí murió en 1926, pero para mí está más vivo que nunca y va adelantado a nosotros siglos. Nosotros tenemos que aprender de él si queremos ir al futuro con ganas. Tenemos que esculpir nuestro futuro, y si no lo hacemos nosotros...

-Gaudí, sin duda, esculpió una obra de arte para el futuro...

-Por lo menos hasta el siglo XXV. Nosotros existimos gracias a nuestros orígenes, porque el individualismo no existe. Si no damos a conocer la importancia de este artista, Gaudí desaparecerá.

-¿Qué le hizo quedarse en España?

-Quizás pueda parecer un poco místico, pero la piedra me llamó y esculpirla es una forma de saber quién soy y adónde voy. Es una forma de conocerme. Yo también soy piedra. Lo hice todo a través de la Sagrada Familia, y lo sigo haciendo. Mi viaje va en esa búsqueda. Bueno, y porque en Japón no hay mucha piedra (ríe). Cuando encuentro la belleza de España la gente no la valora, porque muchas veces la belleza se descubre a través de los ojos de los extranjeros.

-¿Ha encontrado las respuestas que buscaba?

-Casi. Ahora Gaudí me ha abierto otra puerta muy grande llena de amigos que me dicen que tengo que continuar yo solo. Creo que quien es más feliz es quien encuentra lo que siente, lo que tiene que hacer. Mi viaje tiene que continuar mucho más.

-Usted viaja por todo el mundo y en sus destinos habla de las bondades de Gaudí. ¿Cree que es una forma de saldar su deuda con él?

-También tiene Gaudí sus deudas. Todos somos humanos. No hay que mirar a Gaudí, sino lo que miraba Gaudí. Su sufrimiento nos solucionó muchísimas cosas.

-¿Usted habla con el arquitecto, aunque pueda parecer raro?

-Sí (risas), a través de la piedra. Fue además de un arquitecto, una persona que sufrió mucho y nos debemos sentir orgullosos de que nos acompañe con su obra y de acompañarle a él. A ver si entre todos podemos encontrar una puerta hacia el tercer milenio y cómo sobrevivir a él a través de la obra y vida de Gaudí.

-¿Cómo compagina la labor de escultor con la de embajador de la Sagrada Familia?

-Bueno, me lo propusieron y ya llevo 4 ó 5 años, pero creo que este año voy a parar un poco y dedicarme a la escultura. Aunque como jefe, mis ayudantes trabajan más cuando yo no estoy (ríe), porque saben lo que tienen que hacer. Creo que soy buen jefe.

-El trabajo en la Sagrada Familia no acaba nunca....

-Es una herramienta para construir la humanidad y hasta que no se construya perfectamente, la obra en la Sagrada Familia no debe parar.

-¿Qué significa la escultura para usted?

-Es una forma de buscar la verdad, y si todos la buscamos el mundo será un poco más sencillo.

-Incluso se convirtió al catolicismo.

-Hay tanta gente que ama a Gaudí que lo hice para acercarme más a él y para conocerlo mejor tenía que estar en su sitio.

-¿Qué otras cosas le impresionan de este país?

-La improvisación. De eso los japoneses tenemos mucho que aprender.

-¿Y lo que menos?

-Hay que fortalecer la unión entre España y Japón, dos países que se aman mucho pero que tienen que decirse el 'sí quiero'.

-Pregunta obligada. ¿Qué le parece Jerez?

-Una ciudad elegante y que todavía conserva humanidad. Londres, París, Tokio.... tienen mucho que aprender de esta humanidad. Sin ella no somos nada.

-¿Cree que costará la beatificación de Gaudí?

-No.

-¿Se pondrán celosos otros artistas?

-No, los científicos sí. Pero ya es hora de unir ciencia y espiritualidad.

-¿Va por buen camino el catolicismo?

-Sí, porque siempre necesitamos algo a lo que agarrarnos. Quien no sabe de dónde viene, no sabe adónde va. Quien tiene sitio para volver de su viaje puede ir a donde quiera.

-¿Qué le diría a Gaudí si lo tuviera aquí delante?

-Perdóname y si me equivoco, déjame equivocarme.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios