Sobrevolando Broadway

New York ha sido durante el siglo XX el arquetipo de la ciudad moderna, la ciudad donde se desarrollaron, en directa competencia con Chicago, los más significativos edificios de la época, los rascacielos, el gran invento de la arquitectura del siglo pasado. El corazón de New York es la isla de Manhattan, dividida en manzanas por una retícula: grandes avenidas en dirección norte-sur y calles transversales en dirección este-oeste, ciudad abstracta, funcional, sin apenas concesiones a otro tipo de consideraciones, incluso en la manera de nombrarlas: V Avenida, calle 43. Tan sólo algunas referencias a su pasado, Bovery Street al camino de una granja existente con anterioridad al diseño del plano de la ciudad, o Broadway, "camino ancho" existente también con anterioridad.

En la película Birdman, el protagonista principal, realiza una adaptación teatral del libro de relatos de Raymond Carver De qué hablamos cuando hablamos de amor. Peter Nolan, así se llama en la ficción del film, es un actor que alcanzó el éxito en Hollywood en el papel de un superhéroe llamado como la peli, Birdman, el hombre pájaro, del que se hicieron en el pasado sucesivas secuelas. Cansado de ser conocido como actor de películas comerciales intenta demostrar su valía profesional con una arriesgada apuesta: estrenar en Broadway, en uno de los templos del teatro de New York. Para ello no se lo pone precisamente fácil: una obra adaptada por él mismo a partir del mencionado libro de relatos; a estrenar en un teatro de Broadway; con una producción muy justa de dinero; y con una vida personal que le produce un estrés agotador.

La película, de ritmo vibrante, se desarrolla en el interior del teatro durante la celebración de los ensayos generales de la obra, con breves pero hermosas escapadas al exterior, a la calle, a Broadway Street y Times Square, llenas ambas de gente que acude cada día a alguno de los muchos teatros que se concentran en la zona. ¡Qué decir del sueño en el que el protagonista sobrevuela ese lugar mágico de la ciudad y la podemos contemplar a vista de "bird"...! En el interior, el espacio escénico es una abstracción de una casa, a veces una cama, a veces una cocina, bastan para componer el escenario de la vida diaria que los relatos de Carver se encargan de convertir en únicos, singulares, sorprendentes, apasionantes. El contraste entre el interior, donde se representa la vida diaria, con el exterior, donde ésta está de verdad ocurriendo, es muy sugerente. Todo ello dentro de otra representación que es la película misma, a la que asistimos los espectadores cómodamente instalados en nuestras butacas de un cine.

Una vez más el cine se encarga de enamorarnos de New York.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios