"El Villamarta tiene la fórmula perfecta para que triunfen sus producciones"

  • La mezzosoprano canaria afronta el papel de Isabella en la ópera de Rossini 'La italiana en Argel', que se pondrá en escena los próximos días 4 y 6 de junio, con la dirección de escena de Gustavo Tambascio

La mezzosoprano canaria lleva una vida ciertamente ajetreada -en consonancia con su creciente éxito internacional-, pero siempre logra exhibir esa paciencia innata de las islas para explicar que su Isabella es "una de las heroínas más divertidas de Rossini". Nadie duda de que así será en las funciones previstas de 'La italiana en Argel' los días 4 y 6 de junio en el Teatro Villamarta. Todos albergan también la certeza de que Nancy Fabiola Herrera quedará convertida en una suerte de 'italiana' en Jerez.

-De nuevo en Jerez y en el Teatro Villamarta. ¿Es una plaza importante para usted?

-Sí, esta ciudad es muy especial para mí. Ya llevo unos años viniendo y me gusta bastante. La gente de este teatro es maravillosa y ya nos hemos hecho muy amigos. Es como volver a un ambiente muy familiar. Además, la ciudad me encanta. Me relajo mucho cuando vengo . Ya he estado aquí con 'Rigoletto', 'Nabuco', 'Carmen'...

-Digamos que ha seguido el crecimiento de este coliseo desde sus inicios.

-Pues sí, y este teatro ha seguido mi trayectoria (ríe). Veo al Villamarta muy bien. Creo que la gestión está siendo estupenda y la ópera está a la altura de otros teatros. Además, es pionero a la hora de hacer sus propias producciones. Creo que hay un equipo muy fuerte, que tiene la fórmula perfecta para que las producciones tengan el éxito que tienen.

-Usted que ha recorrido teatros de todo el mundo, ¿nota la diferencia en Jerez?

-Bueno, respecto al trato es maravilloso. Es más amigable que otros coliseos. Todo el equipo hace lo posible para que te sientas bien, pero con mucha disciplina profesional.

-Háblenos de la producción, 'La italiana en Argel', que afronta en esta nueva visita.

-Bueno, es mi primera vez con el director de escena Gustavo Tambascio, que está haciendo un trabajo muy interesante y muy concentrado en pocos días. Creo que es una producción muy divertida y simpática que se ambienta en este caso en un hotel de los años 30, en Argelia. Es muy colorida y espectacular y se juega mucho con números coreografiados de baile. Es la ópera, dentro de las de Rossini, más simpática. Se aprovecha cada momento para resaltar esa parte cómica de la obra. Además, el elenco es bastante bueno.

-¿Y su papel?

- Isabella, que es mi personaje, tiene una característica especial, con sus propias dificultades, como todos. Es un papel que dentro de las mezzo de Rossini tiene una escritura más central. Muy bonito porque es una mujer muy fuerte, decidida, que sabe manejar situaciones, es inteligente, tiene picardía, conoce la vida, es muy creativa. Sabe cómo manejar a los hombres. Es un papel que me gusta. Tiene mucho de 'Carmen', que ya he interpretado.

-¿Con qué se quedaría de este personaje?

-Con su practicidad, su postura positiva ante situaciones difíciles y porque domina el miedo. Es una mujer que busca siempre la manera de resolver situaciones no a costa de nadie, pero sí con su ingenio. Se siente bien bajo su piel. No es despiadada.

-Vamos, un portento.

-Sí (ríe). Es una mujer líder.

-¿Se siente a gusto con este repertorio?

-Me gusta porque es diferente a otras cosas que hago. Es medicina para la voz porque te obliga a ajustar los mecanismos de la voz para que haya más flexibilidad. Es un canto de velocidad y de expresividad también. Es un género que me gusta alternar con otros roles de ópera con una vocalidad diferente.

-A pesar de ser una ópera con tintes cómicos, la música es muy exigente.

-Sí, sí. El canto es muy serio y la música muy exigente.

-¿Cómo es la dinámica en los ensayos para Nancy Herrera?

-Bueno, a mí me gusta hacer ejercicio físico antes de ensayar porque pienso que se calientan todos los músculos y la voz responde muy bien a este esfuerzo, que procuro que no sea excesivo. No siempre tengo la posibilidad, pero lo procuro. En la producción, se hace primero el trabajo musical, luego el trabajo de escena y poco a poco las dos cosas se van uniendo hasta que ya se ha montado todo. Es un proceso muy bonito porque además respondes a lo que te dan las otras personas y lo que te dice el propio director. Así va saliendo un producto con el que todos se sienten a gusto y son fieles a lo que el compositor pide. Ah, también aprovecho para dar paseos, conocer la ciudad...

-¿Qué le gustaría que el público se llevase a casa?

-Pues que se lo pase bien y que diga cuánto se ha reído y qué hermosa música se lleva muy dentro. Que le haga vibrar, reír, que le mueva algo dentro.

-¿Qué le parece la labor que está desarrollando La Arcadia-Jerez en la realización de los libretos de las producciones del Villamarta?

-Es una labor que empezaron hace tanto tiempo y que he seguido. Es muy bonita y pienso que este libreto será muy hermoso. Es un producto del amor por este género porque sus creadores lo hacen por amor. Y nunca mejor dicho, por amor al arte.

-Y en cuanto a proyectos de futuro, repite con 'Carmen'...

-Sí, de aquí me voy al Festival de Verona de la mano de Plácido Domingo para hacer 'Carmen'. Repito así mi vinculación artística con el célebre tenor, quien el pasado año también me dirigió en la Ópera de Los Ángeles. Trabajar con Plácido siempre sirve de aprendizaje. Es un gran artista, un gran ser humano, con un carisma increíble… y esa onda expansiva nos afecta a todos los que estamos alrededor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios