"Volver a Algeciras es una posibilidad siempre, un deseo y no un paso atrás"

  • La galería Magda Bellotti cumple 30 años tras abrirse en 1982 en su ciudad y trasladarse en el año 2001 a Madrid. Su implicación con los artistas locales se traduce en nombres como Pérez Villalta o Chema Cobo

Magda Bellotti (Algeciras) celebra en octubre su 30 aniversario, el de una galería de arte que ha sabido transmitir lo mejor del Campo de Gibraltar y exportarlo a Madrid. Su implicación con la cultura a todos los niveles le ha convertido en un icono, un ejemplo a seguir.

-¿Cómo se resiste 30 años?

-Porque precisamente siempre he sabido que estaba en la resistencia. Nunca me he creído nada y siempre he sabido que el trabajo al que me iba a dedicar era durísimo por lo incomprendido entre otras cosas, porque desgraciadamente vivimos en un país que le da la espalda al pensamiento y a la cultura.

-¿En su caso dar el salto a Madrid en 2001 ha sido un triunfo?

-No, no ha sido ni triunfo ni fracaso. ¿Qué significa triunfar?. No me gusta ese término. Estar 30 años abiertos defendiendo a los artistas en los que crees y poder seguir haciéndolo pese a los increíbles problemas con los que nos tropezamos constantemente, ese es el título.

-¿Cuando se marchó sintió miedo de tener que volver?

-A los tres días de llegar a Madrid, en septiembre de 2001, cayeron las Torres Gemelas, estaba en medio de una gigantesca mudanza, imagínese. Nunca pensé en fracaso o volver porque el proyecto en Madrid no funcionara, no se me pasó por la cabeza. Sabía que tenía que hacerlo, había esperado, por razones personales, algunos años y era entonces o nunca.

-Si abrir en Algeciras una galería en 1982 era una aventura, que lo hiciera una algecireña en Madrid, ¿qué ha sido?

-Sí, abrir en Algeciras en el 82 era una aventura, pero es que estábamos en medio de la transición y entonces, todo era posible. No teníamos miedo y además eramos muy jóvenes.

-Quizás muchas personas desconocen que una de las salas de su galería en Madrid se llama Algeciras. Es un guiño a la tierra...

-Soy de Algeciras, mis recuerdos más lejanos están y se reconocen en este paisaje, en Gibraltar también, en donde he vivido y de donde era mi madre. Cuando abrimos en Madrid ya llevábamos 19 años en Algeciras, era una manera de rendir homenaje a mi ciudad, tenerla presente y que los demás supieran siempre que vengo de allí, del sur. Es un espacio que dedicamos a proyectos específicos. Esto a veces ha causado un poco de confusión, ya que muchos han pensado que seguía manteniendo el espacio de Algeciras abierto.

-¿Hay alguna exposición que recuerde con especial cariño?

-Hay varias, quizás Crucero, la tercera que hice en las navidades de 1982/83, fue una exposición que me regaló Juana Mordó con obras de Guerrero, Campano, Broto... una maravilla por la obra y por la generosidad de Juana, de la que aprendí mucho. La de Nacho Criado en 1992 fue muy importante para mi, también aprendí mucho de este maravilloso artista andaluz grande entre los grandes.

-¿Lleva la cuenta del número de exposiciones y ferias?

-Son tantas que da como vértigo. Tengo un buen amigo que dice que los galeristas somos "turroneros", porque vamos de feria en feria. He hecho ferias en Europa, Alemania, Italia, Inglaterra, Suiza, en Estados Unidos, en Mexico, en Colombia, de hecho me voy dentro de un par de semanas a Bogotá. Y por supuesto las españolas. Es muy cansino, pero ahora si no haces ferias no existes y no abres el mercado. Es imprescindible hacer ferias y más hoy en día, sumidos en esta espantosa crisis, hay que exportar.

-¿Ha servido de plataforma para los artistas del Campo de Gibraltar?

-Los nombres están ahí, Guillermo Pérez Villalta, Chema Cobo, Evaristo Bellotti, Antonio Rojas, Javier Velasco, en la medida de mis posibilidades he hecho lo que he podido. He animado a algunos otros a salir del Campo de Gibraltar para crecer como artistas, pero no siempre ha salido.

-¿Con AlCultura le "devuelve" a Algeciras un poco de ese vacío que dejó al marcharse?

-Eso es muy pretencioso. No. Es que amo mi ciudad a pesar de que a veces me dan ganas de tirar la toalla. Lo cierto es que a medida que te haces mayor vas priorizando cosas, para mi memoria, la de mi infancia cada vez es más importante. Siempre uno vuelve al lugar donde nació. Es algo natural. Cuando me vine a Madrid todos me hablaban del vacío que había dejado, eso me agradaba claro, pero me sentí muy sola e incomprendida en Algeciras. AlCultura es un regalo para todos en el Campo de Gibraltar. A pesar de las dificultades, estamos sacando adelante grandes proyectos y solo acabamos de empezar. AlCultura me ha hecho ver que las cosas se pueden cambiar, que es posible si existe voluntad. Y además, antes volvía a Algeciras a descansar, ahora vengo a trabajar mas, y me place tanto. Es maravilloso.

-¿Siente el municipio escaso de espacios expositivos?

-Es evidente que Algeciras carece de espacios expositivos interesantes, si exceptuamos a UFCA o Nando Argüelles Art Proyects en Sotogrande. Y cuando hablo de interesantes no me refiero a grandes espacios expositivos, se puede hacer una programación maravillosa y muy importante con solo 40 metros cuadrados. Lo que pasa es que hay que saber hacerlo por un lado, y por otro, tener respaldo de la sociedad civil. Y esto no sucede en Algeciras, lo que debería llevarnos a hacer una profunda reflexión.

-¿Cómo evalúa el estado de salud de la cultura algecireña?

-Precisamente ha sido a través de AlCultura cuando he conocido a un buen número de personas de primer nivel. Tenemos unos grandes creadores en la comarca, pero sin embargo no los conocemos. Eso si que es una tragedia. En AlCultura estamos intentando hacernos eco de sus progresos y darles la mayor difusión posible. Sin embargo y a pesar de esto, es evidente que la vida cultural en Algeciras es muy pobre.

-Es un icono cultural, ¿se ha sentido tentada a formar parte del tejido político?

-Bueno, sí que recibí alguna oferta en su día, pero la decliné. Siempre he dicho lo que pienso, lo que no pocas veces me ha causado más de un problema, pensé que entrar en ese juego de la política me coartaría mi libertad, que es lo que mas valoro. Creo que no entendieron bien mi decisión. Pero estoy cerca de ellos.

-¿Volver a su tierra podría ser una posibilidad, un deseo o un paso atrás en su carrera?

-Volver siempre es una posibilidad, es un deseo y no es un paso atrás. Quiero decir, desde que abrí en Madrid siempre pensé que volvería a abrir en Algeciras un pequeño espacio que compaginaría con el de Madrid, un espacio que dedicaría a los mas jóvenes. De hecho estuve hace unos años viendo locales, pero eran tan caros que al final pensé que no sería viable económicamente y lo dejé aparcado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios