"Las administraciones se preocupan por la fachada, no por el interior de las casas"

  • El autor de varios libros y profesor de la universidad hispalense clausura hoy, a las ocho y media de la tarde, el curso 2007-2008 en la Academia San Dionisio con una charla sobre las casas-palacio de Sevilla

Con casi una veintena de títulos sobre arquitectura, el profesor de la Universidad de Sevilla, Teodoro Falcón Márquez, ofrecerá hoy una charla que girará en torno a las casas-palacio de Sevilla. Falcón ha dirigido, además, numerosas tesis, entre las que destaca la de Picasso como escultor.

-¿Qué similitudes encuentra entre las casas-palacio de Sevilla y las de Jerez?

-Hay algunas, aunque la charla de hoy se centra en las existentes en Sevilla. Hay analogías entre ellas, pero también hay diferencias. Está claro que todas las construidas en diferentes épocas de la historia, Renacimiento, Barroco o de la época contemporánea tienen parecidos. Lo que sí les diferencia claramente son los distintos materiales de construcción empleados para poder llevar a cabo las obras.

-¿Cuáles serían los ejemplos en el caso que hablamos?

-En Sevilla se construía con tapia y ladrillos, mientras que para las casas-palacio de Jerez se empleaba más la piedra.

-Entonces es difícil encontrar parecidos entre las ciudades más importantes de la provincia de Sevilla y Cádiz.

-Efectivamente, y todo se centra, fundamentalmente, en los materiales de construcción. Por poner un ejemplo, los empleados en la Bahía de Cádiz son muy distintos al resto. Hablamos aquí de la piedra ostionera que no se emplea en otros lugares. Pero es que, además, también influyen una serie de factores como la orientación o las condiciones de clima. En Cádiz, por ejemplo, hay una característica especial como es el viento de levante.

-En cuanto a la política de conservación, ¿está de acuerdo con lo que se está haciendo ahora?

-Sí, si. Ha quedado atrás, por suerte, lo que se hizo en la década de los sesenta y setenta del siglo pasado, cuando se derribaron muchos edificios para construir una serie de bloques de viviendas completamente anodinas.

-Esta pregunta no va dirigida a usted como experto, sino como ciudadano: ¿tiene predilección por alguna de las casas-palacio de Sevilla?

-He escrito varios libros sobre algunas de estas casas-palacio, pero sin duda me quedo con el Palacio de las Dueñas, del siglo XVI que pertenece a la Casa de Alba, y que es conocido popularmente como Palacio de Dueñas. También hay otras como la casa de Jerónimo Pinelo. Este edificio fue construido por uno de los miembros de la familia Pinelo, unos comerciantes genoveses afincados en Sevilla desde la segunda mitad del siglo XV. El inmueble ocupa hoy la Real Academia de las Buenas Letras. Todo es el resultado de la anexión de varias casas aledañas llevada a cabo desde principios del siglo XVI por Jerónimo Pinelo.

-¿El ciudadano tiene conocimiento sobre el patrimonio que hay en sus calles?

-Afortunadamente, de un tiempo a esta parte, los libros que más se están vendiendo en el caso de Sevilla giran en torno al arte local, lo que sin duda es una buena noticia. Otro asunto, desde luego, es la visita a los museos. Ése es otro cantar.

-La fachada está, lógicamente, a la vista de todo el mundo, ¿cree que el interior de estas casas-palacio tendrían que estar al alcance de mucho más público?

-Creo que el debate es otro bien diferente. Cuando las administraciones se fijan en un edificio de estas características, lo primero que piden es que se respete la fachada pero, por desgracia, se desentienden de su interior, cuando puede ser mucho más valioso que la parte que da a la calle. Lamentablemente una vez derribado el edificio ya no hay posibilidad de vuelta atrás porque el daño es irreparable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios