Poco jazz pero mucha calidad

Ficha: Win Mertens. Violín: Tatiana Samouil, Chelo: Karel Steylaert Espectáculo: 'Noche de Jazz'. Lugar: Jardines de la Atalaya. 22:30 horas. Aforo: media entrada

'Noches de Jazz' fue en la pasada noche del jueves, más un título que otra cosa. Y es que poca música jazzística pudimos escuchar, si bien es cierto que eso, dada la calidad de Mertens y sus acompañantes en el escenario, fue lo de menos. Es decir, poco importó que el belga se alejara de ese estilo: los que fueron a escucharle salieron más que satisfechos, a eso de la una de la mañana. Está claro que los conciertos de este ciclo, 'Noches de Bohemia' se sabe cuándo empiezan (hasta éste, puntualidad británica), pero no cuándo terminan.

Regresaba el fabuloso pianista, vocalista y guitarrista clásico a nuestra tierra, pero lo hacía en compañía de la estupenda violinista Tatiana Samouil, y el celista, Karel Steylaert, quienes demostraron durante toda la velada una compenetración fabulosa con la estrella de la noche.

Hay que decir, no obstante, que el concierto se prolongó más de lo previsto, pues a Mertens se le vio a gusto y quiso corresponder al respetable que acudió a los jardines de la Atalaya con todo su repertorio.

Usó para ello el maestro Mertens no sólo su piano, sino su voz, que es sello particular de un estilo singular y que sirvió como elemento conductor de todos esos temas que se fueron desgranando ante un público que si bien empezó algo frío, se fue metiendo de lleno en el concierto a medida que éste iba rodando.

Excelente, como ya hemos dicho, el acompañamiento en esta ocasión, que vino a formar un equipo compacto que se entiende a las mil maravillas en el directo, que es elemento fundamental, como el propio Win Mertens reconoce, dentro de su carrera musical.

Si hubiera que poner un pero, como decíamos al principio, podríamos centrarlo en la falta de temas de jazz, pero creemos que, tal y como se fue desarrollando la noche, eso fue lo de menos. El público disfrutó en una noche bastante calurosa que no invitaba a marcharse a casa. Tal vez por eso y porque Mertens estaba a gusto, la hora dejó de contar en su reloj.

La semana que viene será Hevia quien nos visite para presentarnos 'Obsession', música chill out en estado puro que hará disfrutar a la legión de seguidores del gallego. Como plato más esperado David DeMaría ofrecerá un concierto acústico que colgará con toda seguridad el 'no hay billetes' para el día 13, última cita con este ciclo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios