Eduardo Guerrero. Bailaor

"Ha llegado la hora de asumir riesgos, para bien o para mal"

  • El bailaor gaditano estrenará en el próximo Festival de Jerez sumontaje 'De Dolores'

Metido de lleno en la puesta en marcha de su primer proyecto en solitario, ‘De Dolores’, una propuesta que reestrenará en el próximo Festival de Jerez, el gaditano Eduardo Guerrero intenta estos días dar forma a todo lo que lleva dentro. Atrás quedaron horas y horas de trabajo con bailaores como Eva La Yerbabuena, Aída Gómez, Antonio Canales, Rocío Molina o Javier Latorre, personas que, de una manera u otra han labrado en el joven artista un sello distinto.

-Antes que nada, ¿cómo lleva el nuevo montaje?

-Uff, muy estresado, hay que llevar muchas cosas para adelante. Esta es la primera vez que me pongo al frente

de un espectáculo, porque hasta ahora siempre había estado orientado en las coreografías y esas cosas,y bueno, lo que hago es irme solo al estudio, pensar en lo que quiero hacer, mirarme horas y horas y tratar de buscar cosas nuevas, frescas y que no se hayan visto.

-¿Cómo es entonces el día a día antes de un reestreno?

-Ahora mismo todo es tensión y ya se sabe que hay que ir paso a paso porque esto es lento. A lo mejor un día echas cuatro horas y no te sale nada y otro echas media hora y te salen las cosas. Es algo normal.Luego, con el tema de los músicos también hay que tener paciencia porque a lo mejor uno viene un día, otro no viene ninguno, uno te da una música que se la pediste hace tres meses,pero bueno, esto hay que hacerlo poco a poco,vamos bien de tiempo.

-Muchos compañeros suyos dicen que el hecho de dirigir a una compañía o a un grupo de personas

es lo peor, sobre todo porque hay veinte mil frentes abiertos, ¿coincide con ellos?

-Sí, completamente. Yo he estado siempre acostumbrado a ir al mando de alguien y esto se nota. Gracias a Dios, últimamente he estado con la Compañía de Eva La Yerbabuena y ella tiene su oficina,que se encarga de hacerle la distribución de los ensayos, hablar con los músicos, encargarse de la escenografía,del vestuario, de la música... Con Rocío Molina, igual, pero los que empezamos de abajo, para hacer todo eso requiere un sacrificio. Además, no hay dinero y el poco que tienes lo inviertes en el vestuario o en pagar a los músicos. En este caso, lo tengo que hacer solo y con ayuda de amigos, que son los que en situaciones como esta te arriman el hombro.

-Todo eso que habla, ¿se valora realmente cuando el espectador se pone delante del escenario?

-Creo que no, aunque, como en todos los trabajos, uno quiere que lo que ha hecho guste, que esa hora que dure el espectáculo el espectadornosepreocupedenadaydisfrute. Yo tampoco quiero pensar en el tiempo que le estoy echando, sólo en que al público le guste. Eso sí,me gustaría que la gente que se sienta a ver una obra, sobre todo los críticos, tuvieran en cuenta todo lo que hay detras de eso,no por nada, sino porque a lo mejor te llevas tres meses ensayando y ese día concreto no es el día para hacerlo y al final pon, palo alcanto. Pero bueno,también nos arriesgamos, y como ocurre con los toreros,a veces dependemos de que te salga un toro bueno.

-Háblenos de ‘De Dolores’.

-El espectáculo nació como una especie de homenaje a mi abuela Dolores, que fue la primera que me regaló unas botitas y me animaba a bailar. Se trataba de buscar un recuerdo a ella y también a recuperar los palos con los que empecé. Por ejemplo, ver el proceso de evolución de la caña que hacía cuando tenía siete años y la que hago ahora.

-¿Pesa la responsabilidad de bailar solo?

-Por supuesto, porque el nombre que sale en el cartel es el tuyo, no vas respaldado por nadie. La gente va a verte,

y va a verte a ti, ya no va a ver a Fulanito y digan luego, qué bien está el cuerpo de baile. Ya es tu nombre, la cabeza de cartel y los toques van a ti, los buenos y los malos.

-¿Y da miedo asumir ese rol?

-A mí personalmente no, llega un momento en la vida en el que uno tiene que asumir riesgos, para lo bueno y para lo malo y ya que estamos ahí, hay que tirar para adelante. Si sale bien, fenomenal, y sino pues por lo menos te queda la conciencia tranquila de que has trabajado con el corazón.

-Antes ha dicho que ahora toca ponerse delante de un espejo y crear.¿Qué busca con eso?

-Yo ya vengo educado por parte de los maestros y siempre me han pedido que además de las pautas que había

que marcar, tenía que crear pormí mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios