El manicomio de Scorsese

  • El cineasta neoyorquino estrena 'Shutter Island', en la que adapta una novela de Dennis Lehane en la que mezcla thrillers, psiquiátricos y la paranoia de los 50

A Martin Scorsese le está pasando algo curioso: se está volviendo más popular cuando su cine se hace menos interesante. Parece que el tortuoso cineasta que parió algunas de las grandes obras maestras de los 70, 80 y 90 (Taxi Driver, Toro salvaje, Uno de los nuestros, Casino) en las que indagó sobre una sociedad tan desestructurada como la nuestra, se ha aplacado y actualmente realiza artefactos más convencionales. Compárese su brillante documental sobre los Rolling con la magistral El último vals de hace treinta años o Infiltrados con sus grandes thrillers anteriores. De todos modos, a Scorsese no hay que negarle a sus casi 70 años una gran voluntad de abrirse nuevos caminos, experimentando nuevas temáticas.

Ejemplo de esto es Shutter Island, que se estrena hoy. A este gran cinéfilo y admirador del cine clásico le ha debido gustar dirigir este film ambientado en los años 50 y que une varias tramas en una. Es un thriller psicológico, con sus gotas de terror gótico y ambientado en la paranoia anticomunista de la Guerra Fría. Este cóctel significa la cuarta colaboración con el que se ha convertido en su nuevo actor fetiche, lejos los tiempos en que Joe Pesci y Robert De Niro acaparaban sus repartos: Leonardo DiCaprio, que repite protagonismo tras El aviador,Gangs of New York e Infiltrados. El film parte de un novelista ya conocido en el mundo del cine Dennis Lehane. Considerado uno de los grandes del género negro en la actualidad, su carrera recibió un gran impulso cuando Clint Eastwood adaptó Mystic River, convirtiéndolo en una de sus obras maestras. Curiosamente, Lehane escribió Shutter Island tras Mystic River, buscando un cambio de rumbo en su obra, hasta entonces ceñida a los ambientes trabajadores de Boston. El film resultante es pues un encargo que le ha caído a Scorsese, al que enviaron el guión los productores del film. El cineasta lo hizo suyo, leyendo a continuación la novela original, entusiasmándole la idea. Lo que le atrajo, además de la historia en sí, era la posibilidad de recrear su admirado cine negro de los años 40 y 50, en especial las producciones la RKO, maestras en crear tensión a través de la sugerencia.

Además de DiCaprio, Scorsese ha contado con otros actores como Ben Kingsley, Mark Ruffalo, el incombustible Max Von Sydow o Emily Watson. También hubo que hacer un meritorio esfuerzo de producción para recrear la época y la siniestra fortaleza donde transcurre la acción. Y el director ha contado con sus habituales colaboradores Robbie Robertson, ex miembro de The Band, y Thelma Schoonmaker, montadora suya desde hace décadas y a la que ha hecho ganar algún Oscar. La historia se ambienta en 1954 y nos presenta a dos agentes del FBI que se dirigen a Shutter Island, una antigua fortaleza en el puerto de Boston habilitada como psiquiátrico para criminales. Van a investigar la misteriosa desaparición de una asesina que estaba encerrada y vigilada en la tercera planta del edificio. Un huracán que se desata les impide dejar la isla y les obliga a permanecer allí varios días donde descubren que el psiquiátrico tiene grandes secretos que pueden incluso llevárselos a ellos por delante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios