Un nuevo juez otorga a España la propiedad del tesoro de Odyssey

  • El magistrado Steven Merryday obliga a la empresa a devolver el botín en diez días, aunque suspende su decisión hasta que se agote el proceso de apelaciones y la compañía confirma que va a recurrir

La empresa de exploración submarina estadounidense Odyssey ha sufrido otro nuevo revés judicial al ordenar un juez estadounidense que el tesoro del caso del Cisne Negro sea devuelto a España en un plazo de diez días.

El juez Steven D. Merryday, de la Corte del Distrito Medio Federal de Tampa (Florida), emitió el martes a última hora de la noche (hora española) una orden que "reafirma al cien por cien la posición de España" sobre la propiedad de todo lo encontrado en el lugar del hundimiento de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, destacó el abogado James Goold, que representa los intereses del Gobierno español.

El magistrado suspendió además el derecho de la compañía cazatesoros para custodiar las monedas hasta que haya una sentencia firme de la Corte Suprema de Florida.

En las conclusiones de la sentencia se indica que Odyssey, Perú y los descendientes que reclaman su parte del tesoro encontrado son "infundadas" o que en cualquier caso "no requieren una resolución diferente a las peticiones españolas" y por lo tanto las objeciones son "anuladas".

Aunque el juez establece en la orden que el tesoro debe ser devuelto a España en diez días, indica al mismo tiempo que la decisión se mantiene en suspenso hasta que termine el procedimiento de apelación. El tesoro seguirá, por tanto, en Estados Unidos hasta completar todo el proceso de objeciones.

Precisamente Odyssey anunció ayer que apelará a una nueva instancia judicial contra la decisión que obliga a entregar un botín valorado en 500 millones de dólares y encontrado frente a las costas del Algarve portugués.

El presidente de Odyssey, Greg Stemm, explicó que su empresa acudirá al Undécimo Tribunal de Apelaciones, con sede en Atlanta (Georgia), para defender su caso y evitar entregar el tesoro a España.

La decisión del juez Merryday fue recibida con enorme satisfacción por la parte española. "Las pruebas muestran sin lugar a dudas lo que hemos defendido: que los restos del hundimientos corresponden a la fragata Nuestra Señora de las Mercedes", señaló Goold.

"El barco, la carga y los restos humanos son un patrimonio legal de España", agregó al comentar el significado de la orden judicial.

El abogado destacó, además, que la orden del juez Merryday reafirma que las actividades de Odyssey han sido "irreparablemente perturbadoras" y han violado las leyes internacionales.

Merryday insiste que el tesoro extraído por Odyssey del fondo del mar, en el pecio denominado por la firma Cisne Negro, pertenece sin duda a la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes. Por ello, según el juez, el lugar del hundimiento y todos los objetos encontrados están bajo soberanía española, lo que reafirma las decisiones previas en el mismo tribunal de Tampa del juez Mark Pizzo.

Odyssey ha mantenido en varios recursos que no hay pruebas definitivas de que se trata de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes y que, aunque así fuese, el buque estaba en una misión comercial y no militar cuando se hundió.

El tesoro rescatado en 2007 incluye monedas de plata y oro que Odyssey trasladó a Florida en secreto desde Gibraltar y que mantiene guardadas en uno de sus almacenes.

Prácticamente todas las decisiones judiciales en el tribunal de Tampa, primero por el juez Marck Pizzo y ahora por Steven Merryday, han ido en contra de las tesis de los cazatesoros.

Ante los dos jueces (Pizzo y Merryday), Odyssey ha insistido en que hay "hechos importantes que no han sido adecuadamente investigados y examinados" como el asunto de "a quién pertenecen las monedas (cargamento) recuperadas".

Goold ha defendido que las pruebas son definitivas y confirman que el barco es Las Mercedes y, por lo tanto, ponen el cargamento bajo la protección del principio de inmunidad soberana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios