El sanluqueño Guille lanza su primer disco, 'La madrugada huele a pan'

  • El cantante y compositor se estrena con una obra llena de lirismo, bajo la atenta mirada del productor Isidro Muñoz

Guillermo García Muñoz o Guille, nació en 1986 en Sanlúcar y la música le viene de cuna porque creció en un familia con solera. Tíos suyos son Manolo Sanlúcar, Isidro Muñoz y José Miguel Évora, palabras mayores y exquisitas en la música española. Cantante y compositor de todas sus canciones, Guille publica su primer álbum, 'La madrugada huele a pan'.

Las canciones de Guille descubren a un autor que cuida las melodías y las inyecta lirismo, que no se contenta con desarrollarlas con tres acordes y que ofrece sofisticación en los ritmos y los arreglos que ha elaborado con sencillez y buen tino Borja Évora, bajo la mirada del elegante Isidro Muñoz, productor del álbum para que todo quede en familia. Porque 'La madrugada huele a pan' (título que evoca a Isidro Sanlúcar, panadero, guitarrista y padre y maestro de Manolo Sanlúcar e Isidro Muñoz) también tiene un aroma artesano y cercano, con la calidez y el mimo que da trabajar con los que le han visto crecer. "Desde pequeño dormía con guitarras a mi lado", dice Guille. "Cogía una y tonteaba. Un día, quería hacerle un regalo a mi chica y no tenía un duro, así que compuse una canción y se la grabé. Mi tío Isidro la escuchó y me animó a hacer más. Grabamos otras cinco y así empezó todo".

Aquella primera canción es 'Por ti', una de las 12 que suenan en el álbum. "Compongo con la guitarra, con inspiración", continúa. "Creo historias en mi cabeza, algo imaginativo. Mi familia me dice que sea yo, que crea en mí". A pesar de su cuna, Guille no es un artista flamenco aunque no reniega de su vena sureña. "Escucho todo lo que suena en la calle", dice. "Pop internacional, español, flamenco…". Por eso, sus canciones atrapan; porque conocen el suelo que pisan y la inspiración de Guille vuela por muchos lugares siempre con elegancia.

'La madrugada huele a pan' se abre con la canción elegida como primer single, 'Con un beso rozo el cielo', un medio tiempo inspirado, con una cálida envoltura musical que enriquece su aire sureño. Después, 'Baila morena' cambia de tercio con un comienzo que podría acercarse a lo más actual e interesante de la música latina, para mezclar después ambientes latino-cubanos con cierto aire funk en una canción de tendencia claramente contemporánea.

Son algunas de las canciones de 'La madrugada huele a pan', un álbum grabado en El Estudio (Cádiz), con Borja Évora a la producción, arreglos, piano, programaciones, ingeniería de sonido y mezclas. Évora comenzó su trayectoria trabajando en Medea de Manolo Sanlúcar, para continuar produciendo a 'Papá Levante', Falete, Gala Évora y Los Chichos, entre otros, y se ha lanzado en solitario con el álbum 'Mi mare le puso nombre…' (grabado con su banda 'La casa del sur naciente') y el Borja Soleá Ensemble.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios