Una versión actualizada del clásico 'El príncipe sapo'

  • La linense Carmen Gil publica con la editorial Versos y Trazos una historia diferente sobre el popular cuento infantil

Carmen Gil lleva más de veinte años trabajando por y para niños. Al desempeño de maestra se une su labor como escritora y animadora infantil. El príncipe sapo -una de sus últimas historias, fabulosamente ilustrada por Víctor Escandell- se sitúa en la línea de cuentos revisados de los que hoy se nutren las letras para niños, con princesas activas y monstruos de buenas intenciones.

El sapo de la leyenda, según cuenta la autora Carmen Gil, se niega a abandonar su condición de batracio, en una moraleja que pretende transmitir la idea de que hay que estar contento con lo que es, aunque no sea como los demás esperan: "Y que hay que aprender a valorar y apreciar las cosas sencillas -continúa Carmen Gil-. Sobre todo, en un mundo tan consumista, en el que los niños quieren tener pero no aprenden a disfrutar".

Ante la abundancia de héroes poco convencionales en los referentes infantiles, uno se pregunta cómo hemos sobrevivido teniendo como modelos a princesas rubias y príncipes encantadores: "Pues rebelándonos -ríe Carmen Gil-. Precisamente, es algo que yo hago mucho con mis cuentos. Recuerdo uno que escribí en el que una princesa se mete a pirata porque está hasta la coronilla de esperar su príncipe azul".

"Es cierto que cambia la forma de acercarte a los niños, más allá de los libros -prosigue la autora-. Ahora hay que ampliar el mundo y hay que hablar de ordenadores, de informática, de la Playstation... Hay que abrirse y desterrar cualquier tipo de prejuicios. Por ejemplo, yo tengo un poema de un ordenador que se enamora de una computadora cubana por Internet, o si haces una novela con una protagonista adolescente, lo que escribe en el chat o los emails tienen que estar abreviados".

No sólo son personajes y estilo los que se están adaptando a los parámetros actuales, sino también su continente: la oferta editorial, afirma Gil, es cada vez más atractiva y de mayor calidad.

"De hecho -explica la escritora linense Carmen Gil-, hay álbumes ilustrados que son auténticas obras de arte, y con ellos los adultos están descubriendo que las historias no tienen edad. Es algo de lo que uno se da cuenta, por ejemplo, en la Feria del Libro en Madrid, que muchos de los libros que te traen para firmar pertenecen a adultos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios